Zapatero insiste en que Gobierno no apoyará reformas para abaratar el despido

Rechaza la exigencia Rajoy de cesar Bermejo y ve "deleznable" la trama

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo este miércoles que el Gobierno no va a propiciar o apoyar reforma alguna del mercado de trabajo que suponga abaratar el despido y que su voluntad es fortalecer la protección social de los trabajadores en una situación de desempleo.

Así respondió Zapatero al diputado de IU Gaspar Llamazares en la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso sobre lo que piensa hacer el Ejecutivo ante las declaraciones del Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sobre el despido libre.

El presidente reconoció que por los titulares de prensa él había entendido que se había producido una afirmación "contundente" sobre lo que podría ser el coste del despido, pero señaló que la conferencia de Fernández Ordóñez "tiene algunos matices".

En este sentido, Zapatero dijo que el gobernador del Banco de España habló de las fórmulas que permiten aumentar la productividad, reducir el desempleo y mejorar los salarios, y que "el debate estaba alejado de quienes lo reducen a si se debe o no abaratar el despido".

En cualquier caso, Zapatero insistió en la postura del Gobierno, que no propiciará reformas laborales que representen abaratar el despido y que garantizará la protección a los trabajadores que se queden en situación de desempleo.

 

CESE DE BERMEJO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha rechazado la exigencia de Mariano Rajoy de destituir al titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y ha calificado de "bochornosa y deleznable" no la cacería del ministro,sino la supuesta trama de corrupción relacionada con el PP.

"Usted viene a plantear no los problemas de los españoles, sino sus problemas, que no sabe o no puede resolver", ha espetado Zapatero a Rajoy en el pleno del Congreso, donde ambos se han enfrentado por la cacería en la que participó Bermejo junto al juez

Baltasar Garzón tras las primeras detenciones de la denominada operación "Gürtel".

Zapatero no sólo ha respaldado a su ministro de Justicia, sino que ha asegurado que cree "firmemente" en la plena independencia de "todos y cada uno de los jueces y en todas y cada una de las circunstancias", afecten al partido que afecten.

El presidente del Gobierno ha considerado que Bermejo ya ha explicado las "circunstancias" de la cacería y ha vuelto a apelar al "sosiego" del PP para que respete el trabajo de los jueces, policías y fiscales.

"Dejemos que el Estado de Derecho funcione. Sé que su deporte favorito es pedir dimisiones de ministros; permita que no le pueda dar satisfacción en ese punto", ha manifestado.