Zapatero niega una "parálisis" de Europa tras el no de Irlanda y aboga por seguir avanzando juntos en la integración europea

Dice que el rechazo de los irlandeses "no puede suponer sin más un freno a los deseos de la inmensa mayoría de los estados miembros"_x000D_

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, negó hoy que el rechazo de Irlanda al Tratado de Lisboa haya provocado una "parálisis" de la Unión Europea, y abogó por seguir "avanzando juntos" en la integración comunitaria.

Rodríguez Zapatero expuso las líneas generales de la política exterior del Gobierno en una conferencia titulada "En interés de España, una política exterior comprometida", organizada por el Real Instituto Elcano y en la que participó también el ex secretario general de la ONU Kofi Annan.

Europa es una de las prioridades exteriores de España y a ella dedicó el presidente una parte de su intervención. "No estamos ante una parálisis de la Unión", sentenció, convencido de que lo mejor para todos es "avanzar juntos".

Por ello, juzgó "prematuro el debate sobre las posibles excepciones, diferentes velocidades o estatus dentro de la Unión o sobre cooperaciones reforzadas".

Pese a reconocer que el rechazo de Irmanda "no es buena noticia", expuso algunas de las "ideas claras" con las que lo afronta el Gobierno español.

La primera de esas ideas es que es necesario respetar el ejercicio democrático de los irlandeses, pero ellos deben entender también que su rechazo a un tratado acordado tras arduas negociaciones "no puede suponer sin más un freno a los deseos de la inmensa mayoría de los estados miembros" de avanzar hacia mayores cotas de integracIón.

Subrayó, en este sentido, que millones de ciudadanos europeos han respaldado ese mismo Tratado y por ello esperan que en las próximas cumbres se hable de ese reto pero, sobre todo, de cómo afrontar el precio del petróleo y de los alimentos.

CONTRA LA PENA DE MUERTE

El presidente señaló como gran objetivo de la Presidencia española de la Unión Europea en 2010 el impulso del vínculo con Estados Unidos materializado en la OTAN, y anunció que antes de final de este año el Gobierno aprobará un Plan Nacional de Derechos Humanos con compromisos internos y para la acción exterior.

Entre sus contenidos, el impulso a la creación de una Comisión Internacional que vele por la abolición univeral de la pena de muerte, primero mediante una moratoia efectiva hasta 2015 en la aplicación de las ejecciones, y después con un acuerdo para que ningún país la aplique a menores de edad ni a personas con discapacidad mental.

Anunció también que España impulsará la creación de una Agencia Internacional de Energías Renovables, asunto que centrará su entrevista el próximo día 30 de junio con el primer ministro de Dinamarca.

El presidente aseguró que realizará tres viajes a Asia y tres giras a países africanos, y tras la primera de estas últimas convocará, junto con el presidente de Senegal, y la Comunidad del Africa Occidental, una reunión regional de alto nivel para abordar los desafíos del continente.

Rodríguez Zapatero expresó también su intención de mantener durante esta legislatura un "alto ritmo de viajes" para, entre otras cosas, recorrer América Latina, y llamó de nuevo al consenso con el PP para acordar las líneas básicas de la política exterior, especialmente las prioridades de la Presidencia española de la UE.