Zapatero subraya el "gran interés" de las empresas españolas por invertir en Chile

El presidente chileno señala que "las empresas españolas son siempre bienvenidas" y en que su país dispensa un trato igualitario a todos los inversores

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó este lunes la "gran disposición" y el "gran interés" de las empresas españolas por invertir en Chile, mientras el presidente de este país, Sebastián Piñera, aseguraba que éstas son "siempre bienvenidas".

Zapatero respondió así preguntado sobre si las empresas españolas están dispuestas a emprender una segunda oleada de inversiones en Chile. Según dijo, las compañías españolas son conscientes de que sus inversiones hasta la fecha en este país han sido rentables, de que el país ofrece seguridad jurídica y de que sus perspectivas de crecimiento son "extraordinariamente importantes".

Además, opinó que el país es una "gran oportunidad" para empresas españolas que son líderes en sectores como la construcción y la energía, y así lo señaló también Piñera, que mencionó asimismo otros sectores como las telecomunicaciones. El presidente chileno incidió en que "las empresas españolas son siempre bienvenidas" y en que su país dispensa un trato igualitario a todos los inversores.

Por su parte, el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacaron el interés de la UE de reforzar las relaciones con Chile, especialmente en materia de comercio y energía. De esta forma, la UE y Chile quieren profundizar el un acuerdo de asociación que tienen desde 2002 y que, según destacaron los europeos, hace de Chile un "socio muy valioso" para la Unión. Este país será previsiblemente el anfitrión de las próximas cumbres UE-América Latina y Caribe, previstas para 2012.

Los mandatarios europeos se declararon además "impresionados" por el esfuerzo de reconstrucción emprendido por Chile tras el terremoto del pasado febrero, que causó la muerte a 400 personas. Zapatero valoró especialmente la "serenidad institucional" del país -que cambió de Gobierno pocos días después del seísmo y subrayó el compromiso del Gobierno español con la reconstrucción y la prosperidad del país.

Piñera, por su parte, agradeció la solidaridad y recalcó que su Gobierno, el primero de centroderecha tras la restauración de la democracia en Chile, se ha fijado como objetivo no sólo la reconstrucción tras sufrir uno de los cinco terremotos más fuertes de la historia, sino también "lograr derrotar al subdesarrollo y superar la pobreza" en esta década.

Van Rompuy reiteró también el compromiso europeo, al tiempo que agradeció a Chile que, a pesar de tener que afrontar su propia reconstrucción, esté contribuyendo decididamente a la ayuda a Haití, tras el terremoto de enero que causó 200.000 muertos. Haití, recalcó Van Rompuy, seguirá necesitando ayuda humanitaria durante al menos un año.