Zapatero, Van Rompuy y Barroso se conjuran para encarar unidos la crisis

Tras la primera reunión de trabajo en el estreno de la Presidencia española de la UE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se han conjurado hoy para que la UE salga de la crisis de forma unida, coordinada y con ambición al ser una cuestión de "supervivencia".

Zapatero, Van Romuy y Barroso han compartido este mensaje en la rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa al término de la primera reunión de trabajo que han mantenido en Madrid coincidiendo con el estreno oficial de la presidencia española de la UE, que se completará esta tarde con la gala con los Reyes en el Teatro Real.

"Necesitamos ahora y en el futuro un mayor crecimiento económico para preservar el modo de vida europeo. Es una cuestión de supervivencia y vamos a tener éxito", ha asegurado Van Rompuy, quien ha reclamado la misma firmeza y unión contra el cambio climático.

Zapatero, flanqueado a la derecha por Van Rompuy y a la izquierda por Barroso, ha defendido una Europa con más políticas compartidas y con más nivel de "exigencia", y ha reivindicado la capacidad de España para guiar a Europa en este empeño.

"Si los europeos nos unimos más, conseguiremos más", ha añadido Zapatero, quien ha remarcado la importancia de aprovechar la "gran sinergia" que representan los veintisiete países, sus 500 millones de ciudadanos y sus miles de empresas y universidades.

La primera comparecencia pública de Zapatero, Van Rompuy y Barroso ha pretendido ser un primer paso en esta nueva etapa de más coordinación, especialmente en el área económica, que se ha propuesto España durante su mandato.

Las tres presidencias han acordado seguir trabajando hasta el 11 de febrero, cuando se celebrará la cumbre informal que Van Rompuy ha convocado para comenzar definir los pilares del nuevo modelo de crecimiento de la UE, conocido como Estrategia 2020.

El presidente estable del Consejo Europeo ha hecho un llamamiento a los líderes europeos, a los Gobiernos nacionales y regionales y a toda la ciudadanía para que participen en esta tarea. "Tiene que ser un esfuerzo colectivo", ha dicho Van Rompuy, quien ha asegurado que el nuevo modelo económico deberá estar aprobado antes de que termine la presidencia española el próximo 30 de junio.

Zapatero ha convenido en la obligación de "avanzar en la unidad económica" para garantizar la prosperidad y el bienestar de Europa. Para ello, ha abogado por una Comisión Europea -el órgano ejecutivo encargado del día a día de la UE- "más fuerte, con más poderes, con más políticas comunes y con más capacidad de exigencia". "Una gobernanza que nos exija más", ha apostillado.

Van Rompuy no ha concretado si sus propuestas sobre la nueva estrategia económica incluirán medidas vinculantes y sanciones para los países que no cumplan las metas marcadas, como defendió Zapatero ayer, jueves, en un encuentro con corresponsables extranjeros. Según Zapatero, el modelo que caduca este año y con el que la UE pretendía convertirse en la economía más competitiva del mundo -la llamada Agenda de Lisboa (2000)- no ha cumplido los objetivos porque

no planteaba mecanismos que comprometieran a los estados. Van Rompuy ha alabado la iniciativa de Zapatero y ha dicho estar también "lleno de ambición" para plantear propuestas en esa dirección.

Ha defendido además la conveniencia de llevar a cabo reformas para recuperar el crecimiento y reduc...