Zapatero ve inútil el contrato a los inmigrantes que propone Rajoy y le acusa de demagogia

Sobre el caso del Severo Ochoa, el presidente denuncia la actitud ultraconservadora del Gobierno de Esperanza Aguirre

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha acusado al líder del PP de "demagogia falsa" al proponer un contrato para que los inmigrantes cumplan las costumbres españolas porque se trata de algo "inútil".



Zapatero se ha referido a este asunto en una entrevista en Cuatro, recogida por Efe, en la que ha subrayado que el contrato de alguien que desea vivir y trabajar en España es el cumplimiento de las leyes vigentes.

Además, se ha preguntado qué puede garantizar la firma de un contrato de ese tipo ante el incumplimiento de una ley, al tiempo que ha advertido de que esa iniciativa provocaría una enorme burocracia.

Para Zapatero, cuando Rajoy dice que va a echar de España a todos los ilegales, engaña a los ciudadanos, ya que, para ello, debe garantizarse antes que son aceptados por sus países de origen, algo en la que ha destacado el trabajo realizado durante la legislatura por su Gobierno.

Tras recordar que España está repatriando "miles y miles" de ilegales tras esos acuerdos, ha asegurado que él es partidario de ser "estricto" con la legalidad.

Para Zapatero, ya no son sólo "racismo", sino "clasismo", algunas consideraciones de dirigentes del PP sobre la inmigración, como las de Miguel Arias Cañete, y ha acusado a este partido de intentar dividir a los ciudadanos con este asunto.

Además, ante la propuesta del PP relativa al uso del velo en los colegios españoles, se ha preguntado para qué provocar un debate en una cuestión que no ha planteado problemas en España.

Ha asegurado que es falsa la cifra de 1,1 millones de inmigrantes que Rajoy ha dicho que hay actualmente en España, y ha considerado que el líder del PP carece de la más mínima credibilidad para hablar de inmigración ilegal cuando tiene "récords" en ese área en su etapa como vicepresidente y como ministro del Interior.

Respecto a la ley del aborto ha defendido la reflexión que se ha abierto y la necesidad de consenso para abordar una hipotética reforma, y ante la eutanasia ha dicho que no hay en el PSOE ningún compromiso para abordar este asunto.

Zapatero ha aprovechado para apoyar a los médicos que "desde su dignidad y honestidad profesional están aplicando con el consentimiento de los familiares cuidados paliativos para evitar el dolor".

Por ello, ha expresado su preocupación por la "campaña" que ha habido en Madrid ante las prácticas en el hospital Severo Ochoa y ha dicho que el hecho de que el Gobierno madrileño no haya pedido disculpas a los médicos absueltos por la justicia responde a una posición "ultraconservadora".

Pese a la polémica con la Iglesia y los reproches que dirige a algunos obispos, garantiza que no estará condicionado por ello para revisar los acuerdos con la Santa Sede, aunque ha subrayado que se pueden dar pasos para modificar la relación pero siempre con tranquilidad y mediante el diálogo.

Zapatero ha defendido también las reformas que se han realizado esta legislatura de los Estatutos de autonomía, entre ellos el de Cataluña, porque han permitido mejorar el autogobierno y completar un proceso de descentralización.

A partir de ahí, ha dicho que habrá que reforzar la cooperación y abordar la reforma de la financiación autonómica para fortalecer las posibilidades de las Comunidades en áreas como la de sanidad.