Zapatero y Van Rompuy crean una célula de coordinación de la Presidencia de la UE

Ambos se comprometen a centrar el semestre de la presidencia española en la recuperación de la economía y del empleo_x000D_

El jefe del Ejecutivo y próximo presidente de turno de la UE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el recién nombrado presidente permanente de la UE, Herman Van Rompuy, han acordado hoy crear un grupo de trabajo para coordinarse durante el próximo semestre, en el que quieren diseñar una nueva estrategia económica para Europa.

Zapatero y Van Romuy se han reunido en el Palacio de la Moncloa y han comparecido juntos ante los medios de comunicación para garantizar que la cooperación entre la presidencia rotatoria y la presidencia estable será máxima a partir del próximo 1 de enero.

Una célula de coordinación, de la que formará parte el Ministerio de Exteriores y los jefes de gabinete de la presidencia estable y del presiente de la Comisión Europea, se encargará de concretar el papel de cada uno y el contenido de las agendas.

Tanto Zapatero como Van Rompuy se han comprometido a centrar el semestre de la presidencia española en la recuperación de la economía y del empleo.

El belga ha recordado que ya ha convocado una reunión extraordinaria del Consejo para el mes de febrero y ambos acordado que el Consejo Europeo de primavera se centre también en la crisis, con el objetivo de dotar a la UE de "un nuevo proyecto de futuro".

En opinión de Van Rompuy, no se trata sólo de la necesidad de que la economía europea desempeñe un papel importante en el mundo, sino también de garantizar un crecimiento que permita financiar los sistemas sociales, "nuestro modo de vida europeo".

El comité de coordinación deberá concretar en las próximas semanas cómo compartirán sus tareas las dos presidencias, que convivirán por primera vez durante el semestre español.

Zapatero ha garantizado que trabajará para que la "altísima" función que el Tratado de Lisboa atribuye a la presidencia estable del Consejo cuente con una "clara visibilidad".

"Tiene a su disposición la presidencia rotatoria, toda nuestra capacidad de organización y nuestro trabajo previo para llevar adelante la función de liderazgo y dirección política del Consejo", le ha dicho a Van Rompuy, convencido de que "todo va a funcionar muy bien".

El belga, que quiere visitar los 27 países miembros de la UE antes de comenzar a trabajar oficialmente como presidente del Consejo, se ha mostrado "feliz" por compartir el primer semestre de su mandato de dos años y medio con un mandatario "comprometido firmemente con la causa europea".

Según recuerdan desde la Moncloa, a partir de ahora y según el Tratado de Lisboa, las cumbres europeas deben estar presididas por el nuevo presidente del Consejo.

Será también Van Rompuy quien representará a la UE en la próxima cumbre del G-20, a la que Zapatero asume que acudirá como presidente de España tras haber asistido ya a las reuniones de Pittsburgh, Londres y Washington.

Según han apuntado fuentes del Ejecutivo, Canadá, que organizará la cumbre del G-20 el próximo mes de junio, envió hace meses una comunicación en la que se informaba al Gobierno de la celebración de la reunión y en la que se contaba con la presencia española.