Zarrías denuncia que el PP y su mayoría absoluta vayan a “ahogar las voces de las entidades más representativas de nuestro país” en la tramitación de la reforma Local

El Secretario de Política Municipal asegura que “la llamada de Montoro al diálogo y el consenso se ha quedado en papel mojado”_x000D_ _x000D_

El Secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, denunció hoy que el Gobierno y el Partido Popular hayan decidido “taparse los oídos y denegar la comparecencia de más de 50 entidades que se verán afectadas por la reforma local”, y cuya posibilidad de valorar el contenido del proyecto de ley ante la máxima representación de los ciudadanos, será previsiblemente rechazada esta tarde por el Grupo Popular en la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas, convocada por los populares con prisas para votar en contra de dichas comparecencias.

Zarrías ha criticado que “el Gobierno con su mayoría absoluta vaya a ahogar las voces de las entidades más representativas de nuestro país, demostrando así que la llamada de Montoro al diálogo y el consenso se ha quedado en papel mojado, al minuto siguiente de comenzar la tramitación de la ley en las Cortes Generales”.

El dirigente socialista ha recordado que “se trata de entidades sociales, organizaciones sindicales, asociaciones ecologistas y de defensa del mundo rural, federaciones territoriales de municipios, de entidades locales menores, asociaciones de madres y padres, de docentes, mujeres, etc. que han expresado durante estos meses su preocupación por el contenido y las consecuencias de la aplicación de la reforma local, y cuyo análisis pertinente en sede parlamentaria -solicitado a petición propia o por parte de los diferentes grupos- el Gobierno y el PP han decidido silenciar”.

Para Gaspar Zarrías es evidente que “las buenas palabras del ministro Montoro en el debate de las enmiendas a la totalidad” al Proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, “eran un brindis al sol, porque el gobierno ha decidido que tiene que aprobar la reforma en el mínimo tiempo posible y con la mínima participación posible”.

Recordaba así la escasa fiabilidad de las palabras de un Cristóbal Montoro que el pasado jueves aseveró en el Pleno del Congreso su intención de ‘seguir dialogando y negociando después, cuando hayamos votado las enmiendas a la totalidad en el Pleno del Congreso de los Diputados’ y que afirmaba que ‘la voluntad del Gobierno en la tramitación es dejar abiertas las puertas para que todos se encuentren en esta reforma’.