Zarrías expresa el rechazo del PSOE a la reforma local para no ser “cómplice” de la “voladura controlada” de los ayuntamientos en nuestro país

El Secretario de Ciudades y Política Municipal, Gaspar Zarrías, ha reafirmado esta mañana la oposición a la reforma de la ley de régimen local que prepara el Gobierno, con el argumento de que el PSOE “no va a ser cómplice de la voladura controlada de los ayuntamientos de nuestro país”.

Ante la modificación de la administración local que en principio verá luz verde en el Consejo de Ministros de dentro de una semana, el dirigente socialista ha confesado que al PSOE “le da pánico lo que el PP quiere hacer con los ayuntamientos, que no es otra cosa que privatizarlos”, siguiendo lo que ha hecho ya con la educación y la sanidad. En esa senda, el Gobierno de Rajoy tendrá “enfrente” a los socialistas “para que no se consume la tropelía” que supondrá que servicios básicos como la recogida de basura “se privaticen, con el único objetivo del lucro”.

A juicio de Gaspar Zarrías, el Gobierno no busca una reforma de la ley de bases de régimen local, “sino vaciar de competencias la inmensa mayoría de los ayuntamientos de nuestro país”, los de menos de 20.000 habitantes, para pasar sus servicios a los diputaciones, que a su vez los externalizarán, “o sea, los privatizarían, con lo que significa de más coste, menos eficacia en la prestación de servicios y despido de un número de trabajadores que en este momento llevan a cabo esa tarea”. En este punto, ha criticado al ministro Montoro, “que de cuentas sabe poco” y ha citado las cifras de recaudación de la amnistía fiscal.

En opinión del dirigente socialista, la reforma que impulsa el Gobierno no va a suponer ni simplificar la estructura municipal, ni evitar duplicidades, ni redundará en un ahorro porque no se elimina ninguna de las instituciones ya existentes, como las diputaciones, sino que se crea una nueva estructura con las comarcas. “Se trata de un reglamento para sacar a subasta los ayuntamientos del país”, ha enfatizado.

Zarrías también rechaza de plano la pretensión del PP de recortar concejales a costa de eliminar los ediles de ayuntamientos pequeños, de los que ha recordado que no perciben retribuciones. El dirigente socialista cree que esta propuesta es un “engaño” del PP a la opinión pública, “porque eso es acabar con la pluralidad y la capacidad de participación de los ciudadanos y las minorías”.