Zarrías insta a Herrera a que pase "de las palabras a los hechos" y frene la reforma local

El socialista asegura que el presidente de Castilla y León traicionará a los castellano leoneses si permite esta reforma "destructiva" para esta comunidad autónoma

“Las palabras no son suficientes y los castellano leoneses esperan algo más, esperan un puñetazo en la mesa de su presidente y que diga claramente no a la reforma local del Gobierno y exija su retirada”. Así se ha expresado esta tarde el Secretario de Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, durante su visita a la localidad salmantina de Mozárbez.

Antes de reunirse con alcaldes y concejales socialistas de la zona para analizar los efectos de la reforma local del Gobierno en los municipios rurales, Zarrías ha emplazado al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, a que “utilice todos sus recursos para frenar una reforma local” que “acabará” con los municipios más pequeños de la comunidad autónoma. “Es el momento de que el señor Herrera demuestre de qué pasta política está hecho y muestre su compromiso con todos los ciudadanos”, ha asegurado. “Tiene que ser beligerante, tiene que plantarse ante esta reforma destructiva, especialmente para Castilla y León”. El dirigente socialista ha recordado ante los medios que “el modelo de administración territorial consensuado entre PP y PSOE en la región, entra en colisión con el modelo de reforma local presentado ayer por el Gobierno”.

“Y Herrera lo sabe”, pero “ya no vale” que el Consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, “diga que la reforma es un atropello y una ley mala para los intereses de Castilla y León y sus ciudadanos” y que luchará hasta el último minuto por su modificación o que su Consejera de Familia e Igualdad, Milagros Marcos, “afirme que transferir las competencias sociales a las autonomías duplica el gasto” porque “lo que debería hacer Herrera es ir a Madrid y reunirse con el Gobierno y con su partido y decirles que no pueden poner en marcha esta sinrazón que va a desmantelar la administración más cercana al ciudadano, privatizar servicios básicos, y que va a provocar una desigualdad insalvable entre los ciudadanos que viven en las ciudades y en las áreas rurales, que son la mayoría en Castilla y León”. Y por eso, según Zarrías, “Herrera tiene que encabezar la cruzada de los dirigentes autonómicos del PP que saben que esta reforma no la quiere nadie porque va en contra de los ciudadanos y exigir al Gobierno que la retire, que no la ponga en marcha”.