Zerolo considera que la UE debe garantizar que las exclusiones en la donación de sangre se basen en las prácticas de riesgo y no en la orientación sexual

El secretario de Movimientos Sociales, Pedro Zerolo, ha señalado hoy ante la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que “la Unión Europea y sus instituciones deben garantizar que las exclusiones en la donación de sangre se basan en las prácticas de riesgo y no en la orientación sexual de las personas”, por lo que a su juicio “no hay justificación alguna que avale las exclusiones que algunos países europeos imponen a los homosexuales para poder donar sangre”.

Zerolo ha celebrado el anuncio del gobierno socialista francés que ha dado a conocer, tras la sentencia, que modificará su normativa para que la exclusión del acceso a la donación se base en las prácticas de riesgo y no en la orientación sexual,  “en la línea de los cambios que el gobierno socialista impulsó en el año 2005 en España y que modificó la normativa que impedía la donación a los homosexuales y que ha puesto de manifiesto en estos diez años su eficacia, garantía y seguridad sin ninguna transmisión de VIH y de Hepatitis por transfusión sanguínea”. Por lo que señala que “existen técnicas eficaces que garantizan un alto nivel de protección de la salud de los receptores y por tanto prohibir la donación de sangre de personas homosexuales supone una clara discriminación por razón de orientación sexual”.

El dirigente socialista considera que “los países deben adecuar sus legislaciones para evitar la estigmatización del colectivo homosexual y para no seguir trasladando la idea errónea de que el VIH y otras ITS van asociadas a determinados grupos, en lugar de a determinadas prácticas de riesgo”.

En un encuentro mantenido esta mañana con las organizaciones de VIH de CESIDA en la Comunidad de Madrid, en la que han abordado las propuestas electorales de las organizaciones de VIH de Madrid, ha señalado que casos como el desproporcionado protocolo de actuación de los bomberos de Parla hace unas semanas con una persona con VIH “ponen de manifiesto que también hay que adecuar los protocolos de actuación de los servicios públicos, bomberos y cuerpos de seguridad ante la atención de personas con VIH para que sean efectivo y no estigmaticen ni discriminen, superando la inadecuada consideración del VIH como enfermedad infectocontagiosa por infectotransmisible y las limitaciones en el acceso al empleo y a los servicios que conlleva”.