Zerolo destaca que el Gobierno responde a una demanda histórica para la salud sexual

Muestra su satisfacción porque el Ministerio englobe esta campaña como parte de una Estrategia Nacional de Salud Sexual

El Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG, Pedro Zerolo, se congratuló hoy del acuerdo suscrito entre el Ministerio de Sanidad, las empresas de preservativo y el Colegio de Farmacéuticos, para hacer más accesible el preservativo a jóvenes y adolescentes. “Esta campaña responde a una demanda histórica de las organizaciones juveniles, de prevención del sida y de salud sexual que el Gobierno socialista ha hecho realidad”.

El dirigente socialista calificó de necesaria e indispensable esta campaña y las acciones para abaratar la adquisición de preservativos, que suponen un paso importante para evitar los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual. Además, manifestó su satisfacción de que el Ministerio la englobe como parte de una Estrategia Nacional de Salud Sexual más amplia y con múltiples acciones aún por desarrollar. “Pedimos a las autoridades sanitarias que continúen su tarea de garantizar el derecho a la salud sexual de toda la población”, afirmó, a la vez que señaló la necesidad de incorporar la educación sexual, basada en el conocimiento científico, en el curriculum escolar.

El responsable socialista de movimientos sociales calificó de irresponsables a quienes desde los sectores conservadores y ultrarreligiosos piden la retirada de la campaña y ponen en tela de juicio la demostrada efectividad del preservativo para prevenir los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. En ese sentido, recordó que “unos pocos no pueden tratar de imponer su moral a toda la ciudadanía, y que la inmensa mayoría de la sociedad española apoya estas medidas”, al tiempo que señaló que el Gobierno debe actuar para evitar que el número de embarazos no deseados y de infecciones de transmisión sexual siga creciendo en nuestro país. “Usar el preservativo no es una cuestión moral sino una necesidad de salud pública”, concluyó Zerolo.