Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

martes

29 / 07 / 2014

Buscador
Secciones
Servicios

SI YA ESTÁS SUSCRITO

PUEDES GESTIONAR
TUS BOLETINES AQUÍ

unete a nosotros

Sincroniza tu Agenda

Zapatero
Zapatero
Madrid, 3 de septiembre de 2005

Intervención de José Luis Rodríguez Zapatero en el Comité Federal del PSOE

Discurso del Secretario General del PSOE
03 Septiembre 05
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

 

Queridas compañeras y compañeros:

Hace un año celebramos el 36 Congreso. Lo hacíamos en un momento de satisfacción y fortaleza por las victorias de las Elecciones Generales de marzo de 2004 y las Europeas de junio.

En el Congreso poníamos a pleno rendimiento un ambicioso proyecto de reformas para mejorar España, para mejorar la situación y las expectativas de los ciudadanos con más dificultades. Para practicar una política nueva. Para que España se sienta cada día más orgullosa de sí misma: porque sus ciudadanos son más libres y seguros, y porque se anticipan las respuestas a los problemas del presente y del futuro.

Hoy podemos trasladar un mensaje de confianza y optimismo. Lo permite la situación de nuestro país. Y lo que es tan importante: tenemos la fuerza, las ideas y la voluntad para lograr nuevos y ambiciosos objetivos en beneficio de España.

Compañeros, España tiene hoy el liderazgo en el crecimiento de la economía y del empleo en la UE.

Desde que llegamos al Gobierno el crecimiento de nuestra riqueza se ha acelerado. Hoy crecemos al 3,4%, el triple que la media de la UE; es el crecimiento más elevado de los últimos cuatro años. Con una aceleración de la inversión en bienes de equipo del 10,4%. Un crecimiento que no se daba desde finales de los 90. Pero también otros productos (software y material informático crece al 8,7%), y las cifras de importación de bienes de capital (por encima del 20%) confirman las buenas expectativas.

El consumo y la construcción mantienen la demanda interna. El turismo ha tenido un buen comportamiento este verano. Y hay una incipiente recuperación de las exportaciones. Para mejorar nuestro sector exterior, estamos comprometidos con mejorar nuestra competitividad.

Este robusto crecimiento económico, en un contexto difícil, ha originado una gran creación de empleo, 900.000 puestos de trabajo en un año. La tasa de paro se ha situado por debajo del 10%, lo que no sucedía desde los años 70. Un millón de nuevos afiliados a la Seguridad Social, a la que hemos dotado con 11.000 millones de €, y con la próxima aportación se pondrá en 30.000 millones de €, en veinte meses habremos duplicado el Fondo que garantiza el futuro de las pensiones.

Estos resultados económicos explican la confianza que existe en la economía y las buenas perspectivas que se manifiestan en:

- La evolución de la bolsa, que se ha revalorizado un 25% desde marzo de 2004.

- El tipo de interés de nuestra deuda, que es el más bajo de la UE.

- La entrada de inversión directa extranjera a España en lo que va de año ha sido de más de 4.000 millones de euros, cuando en el mismo periodo del año anterior hubo una desinversión en España de 570 millones de euros.

Esta evolución económica es fruto del esfuerzo de los trabajadores y de la labor de nuestros empresarios, pero el Gobierno ha contribuido realizando una política basada en cuatro principios: rigor, diálogo, innovación y reformas.

Rigor.

Rigor con la política de estabilidad presupuestaria que va a permitir cerrar, por primera vez en la historia de la democracia, 2005 y 2006 con superávit fiscal.

Rigor en el cumplimiento de los objetivos con Europa en materia de reformas y directivas.

Rigor promoviendo más competencia.

Rigor con la política fiscal. Estamos practicando una política fiscal rigurosa. Sin aumentar la carga fiscal de los ciudadanos, tal como comprometimos. Y por eso hemos deflactado la inflación al calcular el tipo del impuesto sobre la renta que pagan los contribuyentes, y así lo seguiremos haciendo en los años sucesivos.

Hemos encontrado algunas insuficiencias de financiación, es verdad. En particular, la financiación de la sanidad que acordó el Gobierno anterior cuando hace 4 años traspasó los servicios sanitarios a las Comunidades Autónomas.

Las CCAA tienen dificultades en mantener y mejorar las atenciones sanitarias con la financiación que se estableció hace 4 años y han pedido el concurso del Gobierno.

Tal vez otro gobierno podría haber escurrido el bulto y haber respondido a las Comunidades que ese no era un problema del Gobierno. Pero estando por medio el bienestar y la atención sanitaria de los españoles mi gobierno se siente comprometido con cualquier problema como si fuera plenamente suyo.

Por eso hemos adelantado una propuesta a las CCAA que se debatirá en los próximos días y que consiste en aportar 1.000 millones de euros en dos años, adelantar 800 para que puedan adelantar sus compromisos de pago y además aumentar la recaudación a través de la venta de alcohol y tabaco para ceder esos ingresos a las Comunidades Autónomas.

Este recargo sanitario supondrá unos 10 céntimos en una cajetilla de tabaco y 1 céntimo en un litro de cerveza. En el vino, nada, porque como sabéis está exento.

Naturalmente, las propias Comunidades podrán complementar ese dinero que recibirán del Gobierno con el que ellas mismas recauden según su criterio, sin imposiciones, en uso de su autonomía fiscal, porque eso también es autogobierno.

Aclaro esto porque se han hecho muchas interpretaciones de la propuesta del Gobierno y por eso me interesa recalcar que es eso: una propuesta, y que el único recargo que estamos dispuestos a aplicar si hay acuerdo es sobre el alcohol y el tabaco. Y nada más.

De modo que es un buen momento para reafirmar nuestras ideas.

- Sí, bajar impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas; y por eso os anuncio ya que antes de fin de año presentaremos nuestro nuevo modelo de IRPF que reducirá el impuesto sobre la renta a los trabajadores y a las clases medias.

- Sí, defender la sanidad pública universal y gratuita es de izquierdas, y por eso no vamos a desentendernos de los problemas que las CCAA tienen para financiar el gasto sanitario, como les gustaría acaso a los que quieren que se desmorone para privatizar ese servicio.

- Sí, disuadir del consumo del alcohol y el tabaco es de izquierdas.

Queremos que los ciudadanos paguen menos impuestos, que tengan una buena sanidad pública y que consuman menos alcohol y tabaco. Y eso, creo que es ser de izquierdas en el siglo XXI.

Rigor pues y diálogo.

Desde el primer día hemos procurado un clima de tranquilidad social perseverando en el diálogo, negociando con los agentes socioeconómicos en todos los ámbitos, llegando a varios acuerdos. Política de diálogo social que vamos a mantener durante toda la legislatura. La próxima estación del diálogo social ha de ser la reforma del mercado de trabajo para aumentar la estabilidad en el empleo y la competitividad de las empresas.

Rigor y diálogo y también innovación y reformas.

El Gobierno orienta su política para el progreso centrada en la mejora de nuestra capacidad tecnológica. Como ejemplo más relevante se sitúa el incremento en la inversión en I+D+i que hoy anuncio que tendrá un incremento en los Presupuestos para 2006 del 28%.

De igual forma hemos aumentado los estímulos al trabajo autónomo de jóvenes y mujeres; bonificando sin deducir prestaciones, permitiendo contratación de familiares, lo que ha permitido que sólo en los cuatro primeros meses de 2005 se hayan creado 89.500 nuevos empleos de autónomos y esperemos llegar para final de año a 140.000 nuevos empleos de autónomos.

Otra reforma destacada ha sido la política de reducción de la economía sumergida a través del proceso de legalización de trabajadores inmigrantes: 450.000 ya están dados de alta en la Seguridad Social. Este proceso ha permitido aflorar trabajo irregular de extranjeros con permiso de trabajo o residencia y de ciudadanos españoles.

Pero en la política de reformas, los objetivos esenciales inmediatos son fortalecer el crecimiento, la productividad y el empleo. Para ello, el próximo 15 de octubre presentaremos el Plan Nacional de Reformas con siete ejes principales:

1. Refuerzo de la estabilidad macroeconómica y presupuestaria con el nuevo marco normativo.

2. El Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte.

3. Aumento y mejora del capital humano, con un aumento del 25% del gasto en formación.

4. La Estrategia de I+D+i, con un incremento de la inversión al menos del 25% y una nueva política de gestión de la investigación y de grandes proyectos conjuntos entre el sector privado y el ámbito público.

5. Aumento de la competencia, reformas en los mercados de bienes y servicios y mejora del marco regulatorio

6. El diálogo social y el mercado de trabajo

7. El Plan de Fomento Empresarial

Esta es nuestra hoja de ruta de políticas y reformas. En definitiva compañeros, crecimiento al 3,4%; 900.000 empleos. Pero estos datos económicos no son cifras abstractas, han tenido una traslación directa a millones de españoles.

Como a los 3 millones de pensionistas que han recibido un incremento del doble de la subida media de las pensiones, o a los 400.000 trabajadores con SMI que han tenido un aumento del 11%, recuperando el poder adquisitivo perdido, o a los 50.000 estudiantes más que pueden acceder a una beca o a las 170.000 personas más que van a poder tener un ayuda pública para la vivienda, o a los empleados públicos que han recuperado poder adquisitivo con los aumentos salariales acordados, o a los becarios de investigación que cuentan por vez primera con derechos y con un horizonte de carrera profesional.

Pero este esfuerzo de cohesión también lo hemos impulsado para la vertebración territorial, con Planes específicos para el Oeste de Castilla y León, Extremadura, Soria, Teruel y Jaén.

Pero los avances sociales tienen otras dos citas importantes: la educación y las personas dependientes.

Quiero hacer una mención singular a la educación. En la educación se juegan proyectos vitales, competencia, igualdad y solidaridad. Queremos incrementar la calidad de la educación, atender a la diversidad, educar para una sociedad nueva, la del conocimiento. Pero no deseamos imponer una orientación determinada. Queremos un acuerdo sobre la LOE. Nuestro sistema educativo, los padres, los profesores necesitan estabilidad. Por ello el Gobierno empeña su palabra en tratar de lograr un pacto educativo en la tramitación de la Ley Educativa.

La futura Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia abrirá un campo nuevo en las políticas de bienestar, en las expectativas de una vida más digna para 1.000.000 de personas, en el compromiso con las familias.

España es un país que lidera la extensión  de los derechos y libertades, la igualdad de los ciudadanos y la seguridad.

Sentimos un especial orgullo por la entrada en vigor de la Ley que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo. Es una decisión histórica, con la que borramos páginas de marginación, de humillación que se han escrito en nombre de una moral impuesta.

La Ley lleva en vigor ya dos meses: con la misma se han casado muchas parejas del mismo sexo y seguro que no habéis notado nada extraño en vuestro entorno, en vuestra familia, en las familias que conocéis.

Con la familia pasa como con la patria, cuántas veces se ha usado su nombre en vano. Pero, afortunadamente, la sociedad española antepuso hace tiempo la libertad al miedo.

Y para que la libertad sea plena, aún debemos dar pasos firmes en la igualdad entre hombres y mujeres. Con ese fin nos proponemos aprobar la Ley de Igualdad, para contribuir a que muchas mujeres liberen sus capacidades potenciales.

Este nuevo proyecto legislativo se suma a la Ley Integral, ya en vigor, contra la Violencia de Genero. Una ley que supone un fuerte compromiso para combatir la intolerable lacra del machismo criminal. La ley no basta por sí sola, pero sin esta ley sería imposible este combate que acaba de comenzar y en el que vamos a mantener toda la energía y reforzar todos los medios que la ley mandata.

La libertad crece extendiendo derechos, combatiendo la discriminación removiendo obstáculos que favorecen las desigualdades y las injusticias.

Pero la libertad exige seguridad. Seguridad ante diversos nuevos riesgos. Seguridad de las personas y también de los bienes naturales de nuestro patrimonio ecológico.

Por ello forma parte esencial de nuestro proyecto que los españoles se sientan más seguros cada día.

A tal fin, hemos reforzado nuestros sistemas frente al terrorismo internacional con un incremento del 600% de efectivos para prevenir el fanatismo radical que enarbola un falso islamismo.

De igual manera incrementamos los medios materiales y los efectivos personales de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que están consiguiendo reducir los datos de inseguridad ciudadana aunque aún queda mucho por mejorar.

Por la misma razón, hemos adoptado nuevas y contundentes medidas en la lucha contra la siniestralidad en las carreteras en donde fallecen un número inaceptable de españoles. En este verano han fallecido 666 personas, 45 menos que el 2004 y 185 menos que en el 2003; es decir, en los dos últimos veranos se han reducido en 21,85% las víctimas mortales en las carreteras.

Los datos son positivos pero hay que reducir los accidentes aún mucho más. Hemos adoptado medidas contundentes: el carnet por puntos, aumento de sanciones, campañas especiales de alcoholemia, control de velocidad. Pero esto no ha hecho más que comenzar. El Gobierno declara la lucha contra la siniestralidad vial como un objetivo nacional prioritario.

Pero tenemos que abordar con más detenimiento otros riesgos a nuestra seguridad colectiva. En las últimas semanas y meses hemos visto graves desastres naturales en el mundo; el que ahora tenemos ante nosotros en EEUU, las recientes inundaciones en Europa central muestran la necesidad de adoptar nuevas iniciativas entre los riesgos medioambientales y fortalecernos ante situaciones de emergencia.

Este verano hemos padecido con intensidad los incendios  forestales que han provocado la pérdida de vidas humanas y un gran daño a nuestros bosques; atravesamos una fase de sequía. Y aunque hemos aumentado los medios para luchar contra los incendios (de 56 a 69 aeronaves por ejemplo), me propongo fortalecer nuestros servicios públicos ante situaciones de emergencia. A tal fin, en las próximas semanas el Gobierno anunciará una importante iniciativa al respecto.

Compañeras y compañeros, nos propusimos jugar un papel activo en política exterior, coherente con los valores mayoritarios de los españoles, para liderar una política de paz, entendimiento entre civilizaciones y cooperación.

Es decir, profundización política del proyecto europeo, apoyo a la integración iberoamericana e intensificación de nuestra presencia y cooperación, recuperación de una posición relevante en Oriente Medio y en el Mediterráneo, restablecimiento de normales relaciones de vecindad, compromiso con Naciones Unidas, con la cooperación al desarrollo, con el entendimiento de civilizaciones y ante todo con la paz como valor esencial para la seguridad y el orden mundial.

Así lo hemos venido haciendo y esa seguirá siendo nuestra orientación.

Tenemos ante nosotros el debate sobre el futuro de la construcción europea y la discusión sobre las perspectivas financieras para el período 2007-2013.

Creemos que la profundización es imprescindible si queremos que la Unión no se estanque y, al estancarse, retroceda.

Europa necesita ser más Europa para superar la actual situación de dificultad. Nos vamos a esforzar por explorar con otros países, a ser posible con los 25, o, en su caso, con aquellos que estén en la misma disposición, las vías, las dinámicas y los mecanismos que supongan nuevos pasos en el camino de la integración.

En los debates que se avecinan, defenderemos la defensa y profundización del modelo social europeo, incluida la solidaridad, como principio-guía de su evolución en el futuro.

A mediados de octubre celebraremos en Salamanca la XV Cumbre Iberoamericana, en donde adoptaremos un conjunto de acuerdos relativos al espacio judicial iberoamericano, canje de deuda por educación, y la carta cultural iberoamericana, para luchar contra la delincuencia, ampliar la cooperación orientada al desarrollo efectivo, y defender en común la identidad compartida.

A finales de noviembre, la Cumbre Euromediterránea retomará el Proceso de Barcelona, adoptando un plan de acción en materias como buen gobierno, reforma económica, educación, sociedad civil y cooperación en justicia e interior.

En apenas dos semanas llevaremos a la Cumbre de Naciones Unidas nuestra posición favorable a la reforma de la organización. También aquí, quienes apostamos por el multilateralismo efectivo y la amplia vigencia de la legalidad internacional, necesitamos más Naciones Unidas, más eficaces y con unas estructuras más representativas y, por tanto, más democráticas.

Por otra parte, asumida por el Secretario General la propuesta de Alianza de Civilizaciones que presenté el pasado año en su Asamblea General, este próximo otoño se reunirá en España el Grupo de Alto Nivel que trabajará en la formulación de recomendaciones a los Gobiernos para contrarrestar el foso de separación y la carencia de todo diálogo, en donde se cultivan el odio y la violencia irracional.

En ese mismo contexto, reafirmamos el compromiso solidario de España con las operaciones de mantenimiento de la paz, que como hemos vivido, llegan a implicar el máximo sacrificio de quienes, en nombre de España, honran día a día su condición y nos honran a todos

El compromiso intenso de los españoles con la paz ha constituido, desde el primer momento, un mandato imperativo para el Gobierno. Siguiendo ese mandato regresaron nuestras tropas de Irak. Pero también en base a ese mandato hemos asumido responsabilidades, como Afganistán, los Balcanes o Haití. Esta reflexión no la hago hoy, la hice en el Comité Federal pasado, en concreto el 12 de marzo: es expresión de una política coherente; por ello no deja de sorprenderme algunas de las cosas que hemos oído en los días posteriores a la tragedia que sufrieron nuestros militares en Afganistán.

Europa fuerte, unida y moderna; Naciones Unidas, legalidad internacional, paz, Mediterráneo, Iberoamérica y compromiso con la cooperación al desarrollo. Por ello, nuevamente aumentaremos esta vez en un 30% las partidas para 2006 de cooperación al desarrollo.

Liderar la España plural.

Este Comité Federal se celebra, queridas compañeras y compañeros, en la antesala del inicio de la tramitación parlamentaria de la primera de las reformas estatutarias, la de la Comunidad Valenciana y en la expectativa de que concluya positivamente la elaboración del Estatuto de Cataluña. Sobre el proceso que tenemos por delante, pero sobre todo sobre el sentido y origen de este proceso reformista querría transmitiros algunas consideraciones.

La España real es una España plural, respetuosa con su diversidad, que no solo no niega las diferentes identidades que la conforman sino que se muestra orgullosa de esa pluralidad. Autonomía es libertad, identidad y pluralidad. El Estado Autonómico es la conjugación de esa pluralidad con el respeto a la singularidad dentro de un marco común que tiene una realidad histórica y que nos ofrece, en nuestro tiempo real, ahora, un proyecto compartido de convivencia en un orden de libertades. A eso le llamamos España, y lo hacemos así, por cierto, porque a eso es a lo que la Constitución llama España.

Ahora estamos ante una oportunidad histórica, y las oportunidades históricas no pueden desperdiciarse. Y quiero subrayar que esta reflexión vale para todos. Tenemos que aprovecharla porque con ello daremos un paso adelante y no un paso en otra dirección. Un paso que será largo y fructífero.

En el programa electoral están contempladas las condiciones del proceso de reformas estatutarias. Lo hemos repetido una y otra vez: amplio consenso en el ámbito de la Comunidad, puesto que se está regulando el marco interno de convivencia, y respeto al marco constitucional. A todo el marco constitucional, en el que también se consagra la diversidad y se mandata al respeto de las culturas, tradiciones, lenguas e instituciones de los pueblos de España.

Esta es la postura de los socialistas de España, y vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo, ni aventuras egoístas e insolidarias; fuerte avance en el autogobierno dentro de la Constitución y solidaridad entre españoles, igualdad de derechos y libertades. Igualdad de prestaciones sociales básicas, unidad de mercado y leal cooperación.

Es la postura en la que se reconoce una amplísima mayoría de compatriotas: de andaluces, de catalanes, de valencianos, de canarios, de vascos...

España ha llevado a cabo en este último cuarto de siglo grandes reformas: hemos consolidado la democracia, hemos regenerado nuestra economía, hemos reformado nuestro modelo de Estado y hemos dado a luz al Estado de las Autonomías; y siempre lo hemos hecho a través del acuerdo, del entendimiento.

A algunos se les notan demasiado las ganas de que este proceso de reforma estatutaria salga mal... y se van a llevar un chasco. Porque, una vez más, acabará por abrirse paso el acuerdo.

Esto vale para toda España, pero vale especialmente para Cataluña: los catalanes quieren un autogobierno más fuerte para ir del brazo del conjunto de España, no para alejarse de ella.

Compañeras y compañeros, la forma de hacer política en la que estamos empeñados tiene una divisa: decir la verdad; y un método: construir con el diálogo. Así ganan los ciudadanos y gana la democracia.

Decir la verdad es respetar a la sociedad y en ello nos esmeramos día a día, en los aciertos y en los errores, en la buena suerte o en las desgracias.

Estamos cumpliendo nuestro compromiso con el diálogo. En este tiempo me he reunido varias veces con todos los presidentes autonómicos, hemos llegado a acuerdos con todas las Comunidades Autónomas. Me he reunido cuatro veces con el líder del PP y el lunes lo haré nuevamente. En año y medio he tenido la oportunidad y la voluntad de dialogar con los representantes de la oposición en muchas más ocasiones que lo hizo el Gobierno anterior; y así seguiré.

Compañeros, en este año que hoy analizamos, hemos tenido importantes éxitos electorales. El Partido está fuerte. Hoy también es el día de agradecer a los ciudadanos ese inmenso y gratificante caudal de apoyo que nos dan.

Hoy tenemos la gran satisfacción de ver entre nosotros a Emilio Pérez Touriño como presidente de Galicia. Que a va a llevar adelante un tiempo de progreso en su tierra. Apoyo no te va a faltar, Emilio.

En Abril, hubo elecciones en Euskadi. El PSE obtuvo un gran resultado con un fuerte incremento en votos y en escaños. Se ha abierto una situación política nueva en el País Vasco. Ahora llega el momento de la paz y del entendimiento. Entendimiento entre las fuerzas políticas para que decidan el futuro con los ciudadanos vascos en el marco legal y en el respeto a nuestro sistema constitucional.

Compañeras y compañeros, termino ya.

Hoy el nombre de España fuera de nuestras fronteras despierta interés porque es sinónimo de desarrollo, porque triplicamos el crecimiento medio europeo y creamos la mitad de los empleos de la Unión Europea.

Hoy el nombre de España en muchos puntos del mundo suscita esperanza porque es sinónimo de extensión de derechos y libertades, de protección de las minorías, de defensa de la igualdad de la mujer, de prioridad a las necesidades sociales.

Hoy en la esfera internacional el nombre de España genera respeto porque es sinónimo de paz, de diálogo y entendimiento de civilizaciones y de cooperación al desarrollo.

Amigos y amigas, hemos de lograr, vamos a lograr, que el nombre de España sea reconocido también por nuestra capacidad para armonizar unidad y pluralidad de nuestras tierras y nuestras gentes, por nuestra capacidad para sumar y para enriquecernos con la diversidad.

No hay muchos partidos capaces de impulsar el crecimiento y de atender al tiempo las necesidades sociales; no hay muchos capaces de extender derechos y libertades; de comprometerse con la paz y la solidaridad; de unir a los españoles y respetar su diversidad. Yo conozco un Partido capaz de hacer todas esas cosas a la vez. Es el mismo partido que sabe discutir con libertad y actuar con unidad. Es éste. Es nuestro partido. Es mi partido.

 

 



Artículos e intervenciones

  • png
  • jpg
  • png
  • png
barrafooter