Sí a erradicar la pobreza. Sí al Rescate ciudadano

La pobreza ha vuelto a España después de cincuenta años. El riesgo de verse afectados por ella, alcanza ya al 22 por ciento de la población, con especial incidencia en los niños a los que no sólo perjudica hoy sino que condiciona sus capacidades de mañana.

Erradicar la pobreza en España es, pues, lo más urgente. Por razones de justicia y también de dignidad colectiva.

Con este objetivo, es necesario conocer mejor sus causas y, sobre todo, ofrecer recursos suficientes de acuerdo con un plan que tendrá, como principales líneas de acción, las siguientes:

  • Reconocimiento de una garantía de ingresos mínimos a los 720.000 hogares que carecen de todo ingreso. Se hará efectiva a través de la creación, en el plazo máximo de cuatro meses, de un Ingreso Mínimo Vital como prestación no contributiva de la Seguridad Social.
  • Eliminación al completo de la pobreza infantil a lo largo de la legislatura. Se hará mediante el incremento de las prestaciones de Seguridad Social por hijo a cargo y el reconocimiento de prestaciones en especie (fundamentalmente, mediante la ampliación del servicio de comedores escolares).
  • Ampliación de la cobertura por desempleo y reconocimiento del derecho al subsidio por desempleo a los trabajadores maduros con cargas familiares y a los parados de larga duración mayores de 52 años.
  • Suficiencia, actualización y sostenibilidad de las pensiones. En el plazo máximo de un año, se aportarán recursos adicionales a los derivados de las cotizaciones mediante transferencias presupuestarias basadas en un recargo de solidaridad para financiar la Seguridad Social, asegurando pensiones dignas y justas.
  • Garantía de suministros básicos (energéticos e hídricos) y efectividad del derecho a una vivienda.
  • Reconocimiento institucional de las organizaciones del tercer sector.