Valoración del secretario de Organización, Marcelino Iglesias, de las elecciones autonómicas de Cataluña

Las estimaciones y los primeros datos del escrutinio indican que Convergencia i Unió ha ganado con claridad las elecciones autonómicas en Cataluña; y por tanto, le corresponderá legítimamente asumir el gobierno de la Generalitat. Queremos, en primer lugar, felicitar a Convergencia i Unió, y a su líder, Artur Mas, por su victoria, y le deseamos el máximo acierto en su tarea de gobierno.

Estos son tiempos difíciles para todos los que tenemos la responsabilidad de gobernar en cualquier ámbito. El nuevo Gobierno de la Generalitat encontrará en el Gobierno de España y en el PSOE la colaboración institucional y la voluntad de diálogo que siempre hemos reclamado a las fuerzas políticas y a los gobiernos. El Partido de los Socialistas de Cataluña ha tenido un importante retroceso en votos y en escaños.

Constatamos que los tres partidos que formaban parte del gobierno de Cataluña han perdido apoyo electoral. Esto muestra las dificultades de una fórmula de gobierno que, como el propio Presidente de la Generalitat ha reconocido, ha quedado agotada. A pesar de todo, creemos que el President Montilla y los socialistas catalanes han logrado avances importantes para Cataluña en su gestión de gobierno; avances que, sin embargo, no ha sido posible trasmitir con claridad a la ciudadanía. Pero es indudable que en esta derrota del PSC ha influido también el malestar derivado de la crisis económica y sus efectos sobre los ciudadanos, muy singularmente el desempleo. De la misma forma que en tantas ocasiones hemos compartido con nuestros compañeros del PSC la alegría y la celebración de sus numerosas victorias, hoy compartimos con ellos la derrota.

Asumimos, además, la parte de responsabilidad que nos pueda corresponder y la necesidad de una reflexión en profundidad. En todo caso, pensamos que la sociedad catalana sigue siendo mayoritariamente progresista; y que el PSC sigue siendo la fuerza que mejor representa la complejidad de una realidad en la que conviven un profundo deseo de autogobierno con una extraordinaria pluralidad social, lingüística, y cultural. Por eso estamos seguros de que el PSC se recuperará rápidamente y sus dirigentes sabrán encontrar el camino para ganar de nuevo la confianza de los ciudadanos de Cataluña.

Los alcaldes y candidatos municipales socialistas tienen ahora un gran reto ante las próximas elecciones mayo de 2011. Este es el momento más adecuado para reiterar nuestra solidaridad con el President Montilla y con nuestros compañeros catalanes; y también nuestro compromiso de seguir trabajando juntos por hacer avanzar el proyecto político socialista que compartimos y por alcanzar cuanto antes una salida social y justa a la crisis económica.