Zapatero explica el Acuerdo Económico y Social

"Con los socialistas en el Gobierno, cuando las cosas van bien, el Estado del Bienestar se fortalece y extiende; y cuando las cosas no van bien, hacemos todo lo necesario para preservarlo y garantizar su viabilidad futura. En el primer caso, somos una garantía de nuevas políticas sociales; y, en el segundo, de su consolidación".

Querida compañera, querido compañero,

La protección social, la extensión del bienestar, el compromiso con la igualdad de oportunidades y con la cohesión… son rasgos de identidad de nuestro proyecto político; definen y dan sentido a nuestra vocación por lo público; están inseparablemente ligados a nuestra forma de entender la convivencia.

Con los socialistas en el Gobierno, cuando las cosas van bien, el Estado del Bienestar se fortalece y extiende; y cuando las cosas no van bien, hacemos todo lo necesario para preservarlo y garantizar su viabilidad futura. En el primer caso, somos una garantía de nuevas políticas sociales; y, en el segundo, de su consolidación.

Desde 2004, se han producido avances significativos, conquistas incuestionables en los ámbitos más relevantes de la protección social en España. Y debemos tenerlo siempre muy presente en la explicación de nuestra acción política, porque son datos concluyentes:

• Para recuperar el terreno perdido en los años previos, hemos aumentado el poder adquisitivo de las pensiones de menor cuantía y del salario mínimo un 27 y un 18%, respectivamente;

• Hemos levantado y estamos dotando de contenido al cuarto pilar del Estado de Bienestar, con el desarrollo del Sistema de Atención a la Dependencia, gracias al cual hoy 669.000 personas ya reciben una prestación;

• Estamos reforzando el instrumento más poderoso para fomentar la igualdad de oportunidades, la educación, a través de la política de becas más ambiciosa de nuestra historia (desde 2004, el número de becarios ha aumentado en 400.000 alumnos beneficiarios) y llevando el presupuesto en educación –no había ocurrido nunca antes- por encima del 5% del PIB (tras casi duplicarse);

• Velamos porque nuestra sanidad pública se consolide como una de las más eficientes de los países desarrollados (el gasto total de las CCAA y la AGE se acerca en la actualidad a los 65.000 M€, un 6% del PIB, un 50% más que en 2004);

• Desarrollamos una auténtica política de conciliación de la vida familiar y laboral, a través de la implantación progresiva de la escuelas infantiles (habiendo alcanzado ya la plena escolarización de 3 a 5 años, y cubriendo el 30% de 0 a 2 años), de la creación del permiso de paternidad (del que ya han disfrutado más de un millón de padres) y la ampliación del permiso de maternidad.

Y me gustaría destacar algo de lo que los socialistas nos podemos sentir satisfechos, especialmente en este periodo de dificultades: con todos estos avances entramos en la crisis y con ellos, consolidados, vamos a salir de la misma, a pesar de todos los esfuerzos y ajustes que estamos haciendo para facilitar la recuperación.

Además, hemos reforzado la protección social para afrontar las consecuencias de la propia crisis, particularmente en relación con el desempleo. En este momento, contamos con la tasa más alta conocida de cobertura del desempleo, en el entorno del 80%, veinte puntos más que en 2003. Gracias a este esfuerzo extraordinario, cumplimos con nuestra obligación de aliviar la situación de una amplia mayoría de las personas que han perdido su empleo, y contribuimos a preservar la cohesión social.

Por todo ello, en 2011, con el mayor recorte de gasto de nuestra historia reciente, hemos mantenido la prioridad de las políticas sociales con un aumento del gasto social del 60% con respecto a 2004.

En este marco de nuestro compromiso social, adaptado a las circunstancias, hemos...