REFORMA DE LAS CORTES GENERALES

La propuesta de nuevo Reglamento del Congreso viene a responder a la necesidad de impulsar el papel del Parlamento, recuperando su protagonismo y su posición de centralidad en el debate político, y a salvar el distanciamiento entre las instituciones democráticas representativas y la sociedad.

La reforma debe buscar inexcusablemente reforzar la relación del Parlamento con la ciudadanía a la que representa, no sólo acercando los debates parlamentarios a la sociedad y fortaleciendo la función parlamentaria de control de la acción de gobierno, sino también, y especialmente, profundizando en la transparencia de la actividad parlamentaria y en la participación ciudadana en sus procedimientos.

El Reglamento del Congreso debe, especialmente, reforzar los medios de control de la acción de gobierno; mejorar la tramitación de las leyes y del resto de las iniciativas; incrementar la actividad de la Cámara y facilitar el ejercicio por los parlamentarios de su función de representación; reforzar el papel del Parlamento en los diferentes procesos de decisión de la UE, especialmente en los relativos a la coordinación de políticas económicas y presupuestarias, y en los conflictos internacionales; así como hacer frente a los problemas de burocratización, lentitud y falta de adecuación a los medios, especialmente tecnológicos, de los que ha adolecido favoreciendo su evolución hacia un Parlamento del siglo XXI.

MODIFICACIÓN DEL REGLAMENTO DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

En materia de organización:

  • Incluir las obligaciones, los procedimientos y las garantías necesarias para garantizar la total transparencia de la información parlamentaria, incorporando al expediente legislativo las gestiones y trabajos relacionados con cualquier iniciativa legislativa en tramitación, tanto por los Diputados, como por los grupos parlamentarios.
  • Convertir la Comisión de Peticiones del Congreso de los Diputados en una Comisión Permanente de Peticiones y Participación Ciudadana. Esta Comisión Permanente mantendrá sus facultades y competencias, se le reconocería expresamente la posibilidad de convocar en audiencia especial a los autores de las peticiones y se contemplaría la celebración de sesiones específicas para los promotores de iniciativas ciudadanas y otras iniciativas que puedan resultar de interés. Reforzar las labores de la Oficina Presupuestaria de las Cortes Generales en la función de control de los Presupuestos, en el seguimiento y evaluación presupuestaria de políticas públicas y para facilitar a los diputados información económica y presupuestaria.
  • Prever la constitución de un órgano específicamente encargado de realizar un seguimiento del cumplimiento dado a las resoluciones aprobadas por la Cámara.
  • Crear una Oficina del Ciudadano en el Congreso de los Diputados, para canalizar la participación y colaboración de la ciudadanía.

 

En relación con los debates y sesiones

  • Previsión, en los tiempos y momentos de intervención en los debates, de condiciones equilibradas entre los parlamentarios y los miembros del Gobierno.
  • Establecer, con carácter general, la previsión de réplicas entre los intervinientes en todos los debates, así como de un último turno de los autores de las iniciativas para contestar a los demás intervinientes.
  • Previsión de que, en debates parlamentarios concretos, una vez que hayan intervenido los portavoces de los Grupos, los diputados que así lo deseen puedan también intervenir previa petición de palabra.
  • Incrementar los trabajos de la Cámara y, en concreto, que se garanticen las reuniones del Pleno durante los meses de enero y julio, recuperando con carácter preceptivo las sesiones de control. Además, todas las Comisiones deben reunirse al menos dos veces al mes, sin que sea posible que la mayoría obstaculice sus convocatorias con el fin de “desactivar” su actividad y su función de control. En el mismo sentido, se reforzarán las obligaciones de asistencia de los parlamentarios al Pleno y a las comisiones de las que formen parte.

En relación con los procedimientos de elaboración de las leyes

  • Con carácter general, el procedimiento legislativo debe tener dos lecturas: en el Pleno, sobre la totalidad del proyecto, y en la Comisión correspondiente, garantizando el debate detallado del proyecto, por artículos y enmiendas. En las leyes orgánicas y en las iniciativas de especial relevancia, como la Ley de Presupuestos, la lectura final en el Pleno sólo debería incorporar enmiendas previo acuerdo de un número mínimo de grupos parlamentarios.
  • Incorporar la regulación expresa de la obligación del Gobierno de remitir la documentación generada durante la tramitación de los proyectos de ley, conjuntamente con el proyecto, y la forma de accesibilidad pública por medio de la página Web del Congreso.
  • Prever un cauce específico de participación de manera directa en el procedimiento legislativo para colectivos que puedan verse afectados por la aprobación de una determinada ley. Para ello, se habilitarán cauces específicos de participación a través de la página web del Congreso y en el procedimiento legislativo ordinario se preverá la celebración de, al menos, una sesión de la comisión legislativa competente para realizar las comparecencias y audiencias sobre los proyectos de ley que se acuerden, no sólo de autoridades sino también de las organizaciones y asociaciones que representen a los afectados por la norma.
  • Incorporar asimismo, el trámite de informe de otras comisiones competentes por razón de la materia objeto del proyecto, acordándose por la Mesa, de oficio o a petición de alguna comisión, fijando un plazo para ello.
  • La tramitación de los Decretos-Leyes como proyectos de ley cuando así lo soliciten dos grupos parlamentarios o una tercera parte de los diputados.
  • Considerar como iniciativas nuevas las enmiendas que versen sobre materias ajenas a las que trata la iniciativa original de modo que hayan de tramitarse como tales.
  • Regular en la tramitación de las proposiciones de ley de iniciativa legislativa popular la posibilidad de que, uno de sus representantes pueda defender de forma directa sus propuestas en el seno de la Comisión correspondiente y reformar la legislación para facilitar la recogida de firmas electrónicas.
  • Incorporar a las iniciativas legislativas la “huella legislativa” para facilitar el conocimiento y la comprensión de la procedencia, el trámite y las modificaciones de las leyes, así como la justificación y argumentación de la posición de los diputados y grupos políticos.
  • Introducir los mecanismos necesarios para asegurar el seguimiento del progresivo cumplimiento y ejecución de los Presupuestos Generales del Estado.

En el control de la acción de gobierno

  • El refuerzo de los mecanismos de información y control de la acción del Gobierno.
  • Potenciación de las sesiones plenarias de control, retrasando la finalización del plazo para su formulación, ampliando el número de preguntas de la oposición, y concretamente de las dirigidas al Presidente del Gobierno, y del tiempo destinado a las mismas; incluyendo que la mitad de las preguntas se realicen sin formulación ni notificación previa
  • Regulación expresa de las interpelaciones dirigidas al Presidente.
  • Establecer el carácter obligado de las comparecencias urgentes del Presidente del Gobierno y de los Miembros del Gobierno cuando lo solicite una minoría cualificada de la Cámara.

En otros procedimientos parlamentarios

  • Regulación del desarrollo del debate anual sobre el Estado de la Nación.
  • Facilitar la creación de Comisiones de Investigación a solicitud de una minoría cualificada de la Cámara.
  • Celebración de los debates sobre los Consejos Europeos con carácter previo a su reunión.
  • Previsión de procedimientos parlamentarios específicos para que el Congreso de los Diputados participe en decisiones que afectan a sus competencias originarias, como las que se derivan de las previsiones de la Unión Económica y Monetaria en materia presupuestaria, especialmente las relativas al semestre europeo y las previstas en el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza. Se debe arbitrar también la posibilidad de que los diputados del Parlamento Europeo puedan tomar la palabra en debates de comisiones en que se traten temas relacionados con Europa.
  • Incorporación a la norma reglamentaria del procedimiento de consulta previa y autorización parlamentaria en relación con las operaciones de las Fuerzas Armadas en el exterior, así como la regulación de documentación que debe acompañar al acuerdo del Gobierno.

En materia de Registros de Intereses

  • Reforzar las obligaciones de información relativas a las declaraciones de actividades y bienes patrimoniales, que deberán homologarse a las que rijan para los altos cargos y que deberán incluir la manifestación de otros intereses específicos o sectoriales del parlamentario, por las tareas desarrolladas recientemente, por la titularidad de participaciones o por cualquier otra circunstancia que no se deduzca claramente de sus declaraciones, modificando también a tal efecto la Ley electoral.
  • Los Diputados deberán presentar, al comienzo y fin de su mandato, una Certificación de Hacienda sobre su situación patrimonial y sobre el estar al corriente de sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social.
  • Atribuir a la Comisión del Estatuto de los Diputados, además de sus funciones preparatorias de las decisiones del Pleno en materia de incompatibilidades, la capacidad para comprobar la veracidad de las declaraciones sobre actividades y bienes patrimoniales de los diputados y, concretamente, para investigar las omisiones o falseamientos en las mismas, así como el incumplimiento de los términos de las autorizaciones concedida por la Cámara.
  • Establecer la dedicación exclusiva de los diputados y senadores, que solo podrán percibir retribuciones que se le otorgan por ejercer la representación parlamentaria.

MODIFICACIÓN DEL REGLAMENTO DEL SENADO

  • Reforma del Reglamento del Senado en paralelo al del Congreso y de acuerdo con previsiones similares.
  • Culminación de la normalización del uso de lenguas cooficiales.