REFORMAS DEL SISTEMA DEMOCRÁTICO

Impulsar reformas del sistema democrático para reforzar los derechos y libertades, asegurar la igualdad entre hombres y mujeres y el compomiso contra la violencia de género, mejorar la calidad de las intituciones y luchar contra la corrupción.

La sensación de que la democracia no ha sido capaz de proteger a los ciudadanos de los efectos devastadores de la crisis económica se ha transformado, paulatinamente, en la solicitud de reconocimiento y garantía efectivos de nuevos derechos; en la exigencia creciente de participación efectiva en los asuntos públicos; en la exigencia de eficacia de la gestión pública a la hora de resolver los problemas de los ciudadanos; en la reclamación de transparencia en el desempeño de sus funciones por parte de Gobiernos, Administraciones Públicas, partidos políticos y organizaciones sindicales y empresariales; en la necesidad de revisión de la organización y el funcionamiento de algunas de las instituciones centrales del sistema político representativo; en la urgencia de una actitud comprometida y combativa contra toda forma de corrupción.

Algunas de estas exigencias pueden y deben obtener respuestas inmediatas por parte de las instituciones afectadas y, singularmente, deben encontrar acogida urgente entre las prioridades del nuevo Gobierno.