Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

Buscador
Secciones
Servicios

Conferencia Política - Propuestas para el Cambio

Sincroniza tu Agenda con la del PSOE

Ir a Tu Tienda PSOE

Suscribete a los boletines del PSOE

Sedes

NI PESIMISMO NI RESIGNACIÓN

27/06/11
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

Utopía posible, inclaudicable convicción.

En Europa, la izquierda plural, y en su seno los partidos socialistas y socialdemócratas, atraviesa uno de los periodos más difíciles de su historia. El auge de las derechas (alimentado paradójicamente por las consecuencias de la crisis económica y social generada por sus políticas ultra liberales y desreguladoras), junto con su hegemonía institucional pone en riesgo de regresión el Estado social de Bienestar construido tras la segunda guerra mundial, amenaza las libertades individuales y colectivas tan difícilmente conseguidas y creará fuertes tensiones en el escenario internacional.

Su repercusión en España es evidente. Además, se ve agravada como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria y por la presión especulativa y de poder ejercida por los mercados sobre el Gobierno de la Nación. Este ha aplicado políticas impropias de un partido socialista y de naturaleza neoliberal de derechas. Algunos han aceptado estos hechos resignadamente como si fuesen ineludibles, otros han tratado de justificarlos como los únicos posibles.

Los efectos sociales y electorales de esas políticas en Europa y en España están a la vista: crecimiento del paro y de la precariedad en el trabajo, disminución de la renta de los sectores populares (incluyendo capas de las clases medias), retroceso de los servicios públicos, incremento de las privatizaciones, incertidumbre e inestabilidad social (¿hacia una crisis social global?), desafección de la política, descredito de la democracia construida, aumento de la extrema derecha, debilitamiento de los valores propios de la izquierda y de su fuerza electoral. Hoy la derecha económica, social y política está a la ofensiva en todo el continente europeo y también en España.

En la Comunidad Valenciana se concentran todos los elementos de desprestigio de la política y la democracia que acabamos de describir, agravados por altas tasas de corrupción, nepotismo y clientelismo. Observamos un fuerte retroceso orgánico, electoral y de credibilidad de nuestro partido. El 22 M hemos obteniendo las cotas más bajas de representación que jamás tuvo nuestro partido después de la dictadura del general Franco. La derecha valenciana, agrupada en su partido único, se apresta junto a la española a reducir a la mínima expresión las instituciones políticas, sociales y económicas del autogobierno valenciano y del gobierno de España, preparando la vía autoritaria hacia la desintegración social, el crecimiento de las desigualdades y la jibarización de la democracia.

Los motivos para la preocupación son muchos y bien fundados, pero los socialistas no debemos sucumbir resignadamente ante la siembra de pesimismo que amplifica la derecha desde todas sus tribunas. Hemos de reaccionar con la dignidad que nos enseña nuestra historia. El abandono o el abatimiento no es la respuesta que un socialista ha de dar en momentos difíciles como el actual.

Es menester que reaccionemos asumiendo la responsabilidad ciudadana y colectiva que como militantes tenemos. Es el momento de la firmeza de las convicciones y la inteligencia en la acción. No es tiempo de componendas ni de establecer una democracia de opereta. Es tiempo de más democracia, de más participación, de más respeto a la ciudadanía, a sus derechos, obligaciones y libertades. Llamamos a militantes, simpatizantes y votantes a implicarse seriamente en la solución de los problemas que nos aquejan. La esperanza en el futuro ha de ser colectiva o no será.

Contraponemos la esperanza del socialismo de los ciudadanos frente al pesimismo derramado por las políticas practicadas por las derechas en España, en Europa e internacionalmente. Políticas, lamentablemente, algunas veces justificadas desde nuestras propias filas.

Hemos de recuperar la credibilidad perdida, reencontrarnos con los sectores sociales de los que nacen y van dirigidas las políticas pensadas desde la izquierda. Somos parte de la ciudadanía que expresa a gritos o en silencio su desconfianza y su decepción por la ausencia de alternativas al abismo al que nos aboca el neoliberalismo económico y el conservadurismo político. Nos oponemos a la consideración instrumental que los llamados mercados tienen de la democracia, la libertad e incluso los derechos humanos. Para ellos estos valores sirven mientras les son útiles. Para nosotros son los fundamentos de la civilidad en progreso.

Hemos de resolver los problemas planteados con más democracia, no reduciéndola o desvirtuándola. Los ciudadanos y las ciudadanas tienen el derecho, que nadie ha de usurpar, a elegir a sus representantes en las organizaciones políticas y en la sociedad. Tienen derecho a decidir las políticas que estos han de practicar y los dirigentes tienen la obligación de respetar esas decisiones. La dignidad de las personas y la justicia social son irrenunciables. Si una Ley o norma no sirve a las personas hay que cambiar la Ley o la norma, no suprimir a las personas.

Hemos de superar las limitaciones del sistema democrático establecidas hace más de treinta años en las circunstancias de la transición española. Cambiar la legislación electoral y de toma de decisiones haciéndola más democrática y participativa, con limitación de mandatos, segundas vueltas y referéndums vinculantes. Se ha de implantar una tasa para las transacciones financieras, una fiscalidad realmente justa y progresiva -con impuesto sobre el patrimonio y las grandes fortunas-, la reforma de las SICAV, la defensa de los servicios públicos básicos como instrumentos de igualdad, la preservación del medio ambiente y los recursos naturales como bien común. La propia Constitución requiere de una relectura actualizada.

La crisis se agrava en ausencia de política. Los militantes socialistas con su trabajo y sacrificio, son los depositarios de una tradición histórica de lucha tenaz por la paz, la democracia, la libertad, la solidaridad y la igualdad. Hoy los militantes hemos de tomar la palabra, y con ella romper las barreras internas que restringen la participación. Estamos comprometidos en la defensa de nuestros valores y queremos elegir a dirigentes con convicciones de izquierda, más capaces y más osados en el diseño de un mundo mejor. Hemos de elegir directamente y a todos los niveles a nuestros dirigentes, de manera ampliamente participativa. Hemos de erradicar las prácticas de la imposición y el oscurantismo. Los trabajadores, los intelectuales, los más desfavorecidos, el pueblo, necesitan más PSOE y más PSPV, y solo los militantes y simpatizantes, el pueblo de izquierdas, es el dueño de sus destinos.

En suma, hay que reforzar los procedimientos democráticos en nuestro partido y en la sociedad, desarrollar las políticas sociales, la redistribución de la riqueza, las garantías del Estado social y de derecho. Hay motivos para la lucha, y para la esperanza.

Por nuestras ideas, por estar organizados en un partido centenario de izquierdas, tenemos la obligación de dar respuestas sociales y democráticas a las demandas y necesidades ciudadanas. Y todo ello, como socialistas de hoy en un mundo globalizado que hay que socializar sacándolo de la deriva hacia la barbarie a la que se dirige, en el País Valenciano, en España, en Europa y en el mundo.

Estamos hablando de realizar la utopía posible desde convicciones inclaudicables. Tan solo hemos de proponérnoslo y luchar por ella. Nosotros estamos dispuestos.

ASAMBLEA DE MILITANTES Y SIMPATIZANTES DE LA CORRIENTE DE OPINIÓN ESQUERRA SOCIALISTA DEL PSPV-PSOE.

Valencia, 25 de junio de 2011, desde la sede central del PSPV-PSOE.
 


Otras Noticias

IS CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Declaración de IS-PSOE en el Día Mundial contra la Violencia de Género.

      

barrafooter

Conócenos / Presidencia

Propuestas

Transparencia

Participa

Actualidad


w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web