Erradicar los desahucios es #GobernarParaLaMayoría

Estamos dispuestos a desterrar de la vida de España la tragedia que supone que haya una sola familia desahuciada por haber perdido todos sus recursos a causa de la crisis.

 Los socialistas nos comprometemos a que no habrá ninguna ejecución hipotecaria en las comunidades y ayuntamientos socialistas sin que haya habido mediación de la administración para conseguir una reestructuración de la deuda por parte del banco o, en su caso, para dar una alternativa de alquiler social a través de los servicios públicos de vivienda.

 Apostamos por un cambio profundo en la ley para crear un sistema auténtico de segunda oportunidad que evite los desahucios y permita a las familias y autónomos sobreendeudados una reestructuración de sus deudas, como la que consiguen las empresas con los procesos concursales.

 Prohibiremos por ley que se pueda vender vivienda social a fondos buitre.

 Crearemos oficinas en los ayuntamientos para orientar y asesorar a familias en riesgo de desahucio.

 Realizaremos una política integral de ayuda a familias en riesgo de desahucio: planes personalizados de pago de impuestos y tasas-municipales, ayudas al alquiler, becas de comedor, libros y material escolar.

 Publicaremos en la web municipal todos los datos de las entidades bancarias socialmente comprometidas que hayan paralizado los desahucios de viviendas.

 

¿Cuál es la situación actual?

 

 Tras tres años de pasividad, Rajoy planteó hace unas semanas una ley de segunda oportunidad. Pero al ver la letra pequeña comprobamos que no es tal. Hoy no hay segunda oportunidad, es una exoneración temporal de los créditos pendientes, por tanto no evita la pérdida de la vivienda ni aumenta los mínimos inembargables. Además, a los fiadores o avalistas no se les incluye en esta supuesta segunda oportunidad.

 

→ No hay dación en pago. Se limita a una exoneración temporal de los créditos pendientes y a la posibilidad de ser completados en el caso de que la venta de la vivienda se haga por una cuantía superior a la establecida en la subasta de la misma.

 

 No hay eliminación de cláusulas suelo. Tan sólo se contempla su supresión para aquellos que se acogieron al Código de Buenas Prácticas. No llega ni a obligar a cumplir de oficio la sentencia contra las entidades denunciadas. Los trámites judiciales tendrán que continuar para el 99% de los afectados.