Tratar la salud como un derecho y no una mercancía es #GobernarParaLaMayoría

 Los socialistas promoveremos una nueva Ley General de Sanidad que permita la recuperación de la cobertura pública, universal y gratuita del derecho a la atención sanitaria y la protección de la salud. Derogaremos el Real Decreto 16/2012 que quebró la universalidad del sistema público de sanidad.

 Estableceremos un Sistema Nacional de Salud sostenible con respaldo financiero. El Estado destinará al menos el 6,5 % del PIB.

 Donde gobierne un socialista, aprobará una ley que blinde la financiación de una Sanidad pública, universal y de calidad. Restableceremos la cartera única de prestaciones y derogaremos la decisión injusta del PP de excluir medicamentos de la cobertura pública.

 Revocaremos la decisión de Rajoy de quitar la tarjeta sanitaria a las personas que se han visto obligadas a salir a trabajar fuera de España, después de transcurridos 90 días de su partida.

 Pediremos la retirada de los copagos que tanto daño están haciendo a las familias españolas, empobrecen las rentas de los pensionistas y rompen la equidad en un tema tan sensible como la salud.

 Los y las socialistas tenemos un un Decálogo de Sanidad aprobado hace meses y que está en nuestra página web. Recoge nuestros compromisos.

 

Gobernar para la Mayoría es defender la salud como un DERECHO FUNDAMENTAL E IRRENUNCIABLE. El PSOE defiende la sanidad pública, universal, sostenible y de calidad, por encima de cualquier crisis y como prioridad absoluta. Gobernar para la mayoría es garantizar que todos los ciudadanos y ciudadanas están en igualdad de condiciones ante la enfermedad. Porque sin sanidad pública no hay igualdad. Y por encima de todo: Gobernar para la Mayoría es defender la universalidad del sistema sanitario.

 

Gobernar para la mayoría es entender que LA SANIDAD PÚBLICA NO ESTÁ EN VENTA, rechazar rotundamente el mercadeo con la salud de las personas y el sometimiento ante las presiones e intereses de la industria farmacéutica, denunciar que el PP está extendiendo las privatizaciones y poniendo la sanidad pública en manos de los mercados que, una vez han visto explotar la burbuja inmobiliaria, buscan un nuevo nicho de negocio.

 

¿Cuál es la situación actual?

 

Habíamos conseguido construir un sistema sanitario público, universal, gratuito en la asistencia, de calidad y sostenible, de los mejores sistemas sanitarios del mundo. Sin embargo, la llegada del PP al Gobierno ha puesto en riesgo todo lo conseguido.

 

El PP ha puesto en riesgo el sistema público, universal, gratuito en la asistencia, de calidad y sostenible. Uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo se enfrenta a la amenaza del deterioro, desprestigio, desmantelamiento y privatizaciones.

 

 Han asfixiado el sistema mediante la falta de financiación, con un recorte del 22% en los presupuestos de sanidad, y a las comunidades autónomas con competencia transferida a través de desproporcionados objetivos de déficit.

 

→ Rompen el modelo a través de recortes de derechos, servicios y prestaciones. Eso incluye la pérdida de 30.000 profesionales en la plantilla de la sanidad pública.

 

 Han acabado con el derecho universal de acceso, con el Decreto Ley 16/2012 que dejó a 873.000 personas sin tarjeta sanitaria, y han puesto trabas a la equidad social, con copagos como el farmacéutico que afecta por primera vez a pensionistas o subidas como la del IVA del 10 al 21% en productos sanitarios, y territorial, con el cierre de centros rurales.

 

A todo eso se suma una gestión nefasta del Gobierno, puesta de manifiesto en crisis como la del ébola (falta de coordinación, recursos, transparencia y respeto a los/as profesionales) o como la atención a enfermos de Hepatitis C (incapaz de sublevarse ante los laboratorios y garantizar el acceso de los enfermos a los medicamentos).