Unión económica y social

Una auténtica unión económica y social requiere asegurar el máximo de convergencia macroeconómica y productiva, es decir, hay que reducir los desequilibrios en las balanzas de pagos, promover las reformas necesarias para impulsar el crecimiento y la productividad a largo plazo y tener una visión macroeconómica conjunto de la Eurozona. Por ello, proponemos las siguientes medidas:

  • Cálculo y evaluación de la posición macroeconómica y fiscal agregada de la Eurozona.
  • Con objeto de corregir los shocks asimétricos  y reducir los desequilibrios macroeconómicos, en particular por cuenta corriente, se penalizará tanto los déficits como los superávits comerciales para estabilizar la situación económica de la Eurozona.
  • Simplificación del Semestre Europeo
  • Creación de Agencias Nacionales de Competitividad para la puesta en marcha de las reformas de impulso del crecimiento, emprendimiento y start-ups, y de la productividad a largo plazo en la zona euro.
  • Reformar el mandato del BCE para incorporar los objetivos de crecimiento económico y creación de empleo en pie de igualdad con el control de precios

Además, el mercado de trabajo, al menos en la Eurozona, debe estar más integrado, al tiempo que se armonizan los sistemas de pensiones y las medidas de protección del trabajador. Proponemos:

  • Construcción de un mercado de trabajo integrado en la zona euro que incluya la  portabilidad de las contribuciones a la Seguridad Social y el desarrollo de políticas activas de empleo de dimensión europea.
  • Establecimiento de un salario mínimo europeo, relativo al salario mediano de cada país, empezando por la Eurozona.
  • Avanzar en la  armonización de la edad de jubilación, al menos en la Eurozona.