Unión Monetaria

La sostenibilidad y estabilidad futura del Euro requiere de un Banco Central Europeo que pueda actuar como prestamista de última instancia, y dotado de instrumentos financieros y monetarios que eviten la fractura de los mercados y los diferenciales de tipos de interés e interviniendo en los mercados secundarios de deuda política cuando sea necesario y que rinda cuentas de una manera más clara y democrática.  Por ello, defenderemos ante las instituciones europeas:

  • Otorgar al BCE, junto a la estabilidad de precios, un mandato explícito para garantizar la estabilidad financiera y monetaria, prevenir la inflación de activos en la zona euro, y promover el crecimiento y el empleo.
  • Ratificar por el Parlamento Europeo al Presidente del BCE y a los miembros de su Comité Ejecutivo.
  • Reforzar la rendición de cuentas y la capacidad de control del Parlamento Europeo sobre el Banco Central.
  • Publicar las actas completas de las reuniones de su Comité Ejecutivo, en línea con las prácticas de la FED.