Transporte, movilidad e infraestructuras

La dotación de grandes infraestructuras de transporte en España presenta hoy niveles propios de países desarrollados que hace que la situación actual no se parezca en nada al punto de partida de 1978. No obstante, persisten déficits de infraestructuras en ciertos modos y territorios.

En un escenario de restricciones presupuestarias y partiendo de ese diagnóstico es necesario establecer nuevas prioridades en este ámbito.

Las infraestructuras de transporte no serán nunca un fin en sí mismas. Nos comprometemos a ser especialmente cuidadoso en su planificación y ejecución para dar  al  sistema  de  transporte una clara orientación a la economía productiva y al servicio público, para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, manteniéndose como un instrumento eficaz de ordenación y cohesión territorial.

La inversión en infraestructuras ha de modificar su enfoque tradicional, dando prioridad a nuevos enfoques debiendo ser el resultado de un análisis objetivo en el que concurran las necesidades reales del territorio, la sostenibilidad y equilibrio del sistema intermodal y la suficiencia financiera para abordar dicha inversión:

  • Vamos a poner el énfasis en el servicio de transporte que se facilita con la infraestructura y no en la infraestructura en sí misma, enfrentándose a él con un punto de vista global, del sistema de transporte como un conjunto.
  • Se finalizarán las inversiones pendientes en materia de grandes infraestructuras. Se completarán los distintos corredores pendientes, adecuando los proyectos a la demanda realmente existente, a criterios de cohesión  territorial y a la planificación definida en la Red Transeuropea y atendiendo a las posibilidades de financiación de la economía española.
  • Se dará prioridad absoluta a las actuaciones necesarias para la mejora de la seguridad del sistema de transporte. Para ello, se priorizarán las inversiones ligadas a la mejora de índices de seguridad y accesibilidad en todos los modos de transporte.
  • Prestar más atención a la mejora y mantenimiento de infraestructuras ya existentes que a obras nuevas y a la mejora y corrección de los estrangulamientos puntuales.
  • Centrar la atención en el transporte y la movilidad de pasajeros metropolitano, de cercanías ferroviarias, de larga distancia, del transporte de mercancías, de la seguridad vial, y dejar un poco de lado el paradigma de más y más cantidad de infraestructuras.
  • La logística tiene un importante componente transversal, por lo que no tiene que ser visto solamente como un sector específico, sino como un elemento muy relevante para la competitividad de muchos sectores productivos, así como del territorio en sí mismo. También tiene una gran importancia en relación con el medio ambiente y la sostenibilidad.
  • Es necesario tener una visión global de las infraestructuras logísticas y poner el énfasis en el concepto de “cadena logística” y no en la visión de las infraestructuras aisladas. En muchas ocasiones un buen desarrollo de ciertas infraestructuras no tiene el efecto deseado porque se producen cuellos de botella en otros eslabones de la cadena (conectividad portuaria, estrangulamientos en las infraestructuras lineales, falta de infraestructuras nodales multimodales, etc).

 

 

PROPUESTAS

  • Elaborar un Plan de Transportes y sus Infraestructuras que se  someterá a la aprobación del Parlamento, con el mayor consenso posible, para garantizar la estabilidad de las actuaciones que, a medio y largo plazo, España necesita.
  • Definir, desarrollar y gestionar cadenas logísticas completas, y no infraestructuras aisladas, que respondan a las necesidades de los sectores productivos, a las políticas de reindustrialización, al aprovechamiento del potencial geoestratégico de España en el ámbito logístico, y a las políticas energéticas y ambientales. Trabajaremos para garantizar que todas las regiones de España tengan costes logísticos similares, realizando las inversiones necesarias en las infraestructuras de transporte.
  • Desarrollar los corredores de la Red Transeuropea y otros corredores logísticos relevantes mejorando los estándares operativos de las líneas y con puntos de acceso adecuados a la Red (terminales intermodales interiores y conexión con las terminales ferroportuarias). La mejora de los servicios ferroviarios es esencial para el objetivo de trasvasar carga de la carretera al ferrocarril.
  • Desarrollar nuevas infraestructuras centrándonos en actuar allí donde la prestación de servicios encuentre cuellos de botella.
  • Crear la figura de los Consorcios de Transportes para el tráfico de mercancías en los que estarán representadas todas las Administraciones implicadas  y contarán con los cauces adecuados de participación de todos los sectores productivos que intervienen en la cadena logística
  •  Impulsar las relaciones directas entre los grandes centros de carga, en especial entre los puertos y los grandes centros de consumo en áreas metropolitanas e industriales.
  • Potenciar la implantación de desarrollos I+D+i  que favorezcan la eficiencia del transporte multimodal, como el caso de los SIT (Sistemas Inteligentes de Transporte).

 

Transporte terrestre

  • Reforzar, tanto en el transporte de viajeros como en el de mercancías, el marco legal para la defensa de los derechos de los usuarios.
  • En el campo de la Seguridad Vial asumimos el compromiso de seguir impulsando el Plan Estratégico de Seguridad Vial 2011-2012.
  • Promover acuerdos con los Ayuntamientos de las ciudades más importantes y con las respectivas Comunidades Autónomas para la definición e implantación de Planes de Movilidad Urbana.
  • Desarrollar los compromisos adquiridos en los convenios firmados por la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas en materia de Planes de Transporte de cercanías de las grandes ciudades y áreas metropolitanas.
  • En el marco de una movilidad sostenible en las ciudades, y dentro de un proceso de participación con la Mesa Nacional de la Bicicleta y otras entidades del sector, proponemos presentar un Plan Estratégico de la Bicicleta, como existe en otros Estados Europeos.
  • Identificar en el transporte de viajeros, y como paso previo al proceso de liberalización promovido por la UE, de forma precisa y con criterios comunes, objetivos y transparentes las “obligaciones de servicio público” y los “servicios comerciales”, tanto en las concesiones de competencia estatal de transporte por autobús como en los servicios de esta naturaleza prestados por Renfe Operadora. Esta liberalización no comportará que ni antes, ni después Renfe Operadora renuncie a prestar nuevos servicios rentables. La liberalización se producirá en los plazos marcados por la Unión Europea.
  • Negociar, en el transporte terrestre de mercancías, con todos los sectores que tengan un interés directo en su desarrollo las nuevas pautas de utilización de infraestructuras marcadas por la UE.
  • Iniciar un proceso de implementación de sistemas”SMART ROAD” (Carretera inteligente) que aumente el nivel tecnológico de nuestra red viaria y la permita ser referente a nivel internacional en dicho ámbito.
  • No se alargará la concesión de ninguna autopista una vez que esta haya expirado.

 

Transporte aéreo

  •  Implementar un Plan Estratégico para el Transporte Aéreo, que tenga unos objetivos coherentes y medibles, abarcando aspectos como el transporte comercial, servicios aeronáuticos, regulación del mercado, trabajos aéreos, seguridad, formación o desarrollo de nuevas tecnologías.
  • Dicho plan incluirá medidas para compensar los costes derivados de la insularidad, favoreciendo el derecho a la movilidad de los ciudadanos y las ciudadanas de las Illes Balears y Canarias, fomentando el incremento de rutas marítimas y aéreas con la península y la mejora de horarios, frecuencias y tarifas. Se podrá favorecer también la aplicación de tarifas plana en los vuelos interinsulares para reforzar la cohesión territorial de los territorios insulares.

 

Transporte marítimo

  • Impulsar el papel de los Puertos de Interés General como auténticas plataformas logísticas con capacidad de generar más valor añadido a su actividad.
  •  Definir los Puertos del Estado como una agencia estatal en la que se integren plenamente las Autoridades Portuarias de los puertos de interés general. Para ello, se abrirá un proceso de negociación con las Autoridades Portuarias y Comunidades Autónomas.
  •  Definir claramente los atributos que debe reunir un puerto para ser considerado de interés general, simplificándose el sistema portuario de titularidad estatal, reduciendo el número de Puertos de Interés General y el de Autoridades Portuarias y promoviendo la gestión de más de un puerto por una única Autoridad Portuaria.
  •  Realizar un plan específico de mejora de la accesibilidad y de la operatividad de los accesos viarios y ferroviarios a los Puertos de Interés General, interconectándolos entre sí, y con las áreas logísticas a través de las redes transeuropeas de transporte.

 

 Financiación de las infraestructuras de transporte

  • Promover la participación del sector privado en la construcción y explotación de infraestructuras de transporte, como un modo de complementar la inversión con fondos públicos, y siempre que ello suponga un menor coste para los contribuyentes que la financiación presupuestaria directa y que no exista riesgo previsible de generación de pasivos ocultos en perjuicio del Estado.
  •  Evitar la traslación al Estado de los riesgos de la financiación, construcción y explotación, que siempre corresponderán en su integridad al concesionario privado.

 

 Otras infraestructuras

  • Dar prioridad a nuevos ámbitos distintos de los de transporte tales como los medioambientales,  los llamados a satisfacer necesidades sociales básicas y en materia de telecomunicaciones.
  • Invertir en infraestructuras de tratamiento de residuos, protección y regeneración del medio ambiente (de bosques, de costas…) y reducción de emisiones o en dotaciones hospitalarias, educativas y de servicios sociales, para paliar los déficits que España tiene todavía en este punto con países como Reino Unido, Italia, Alemania.