Paz y seguridad

  1. DÓNDE ESTAMOS

El orden internacional basado en el derecho, la estabilidad y la seguridad está seriamente amenazado en Europa y en el mundo.

El conflicto en Ucrania no termina de encontrar solución. En otras partes del continente hay unos “conflictos congelados” que requieren soluciones políticas para no empeorar la seguridad regional y europea.

El norte de África y el Sahel padecen inestabilidades que están en las mismas puertas del sur de Europa además de infiltrarse en África Subsahariana. La creciente desestabilización del África Central y Occidental es preocupante, así como el área del Mediterráneo. El DAESH se ha convertido en la principal amenaza para la seguridad mundial, utilizando la guerra civil de Siria como resorte fundamental para su expansión territorial en Siria e Irak.

Libia está inmersa en una conflictividad interna caótica que facilita la implantación de grupos terroristas. Salvo en Túnez, amenazado por el radicalismo y el terrorismo islamista, las Primaveras Árabes en la mayoría de los casos, continúan con sus reivindicaciones al no haber culminado en su totalidad.

En el Oriente Medio, el conflicto de Palestina sigue sin resolverse. Siria es presa de una larga guerra civil que exporta inestabilidades a los países contiguos. Irak es víctima de divisiones políticas, regionales, religiosas y étnicas así como del terrorismo.

En otras partes más lejanas, como en el Mar de China, hay tensiones políticas y territoriales que pueden afectar a la paz regional y mundial. India y Pakistán, ambos Estados nucleares, siguen enfrentados. Los talibanes controlan el noroeste paquistaní. Afganistán es una incógnita de cara al futuro.

Hay que añadir a los desafíos globales la proliferación del armamento nuclear, la ciberseguridad, y el acceso a la energía y al agua potable.

El terrorismo borra la distinción entre la seguridad interna y externa de un Estado y exige una coordinación europea e internacional.

La pobreza, el cambio climático,  las desigualdades y la falta de desarrollo alimentan estos conflictos.

Europa sufre especialmente la amenaza terrorista y la piratería. La implicación activa de seguidores europeos de DAESH o de Al Qaeda incrementa esta amenaza.

Este conjunto de riesgos y amenazas afecta a todos los Estados y toda la ciudadanía de la Unión Europea que, al tiempo que debe mantener la relación transatlántica en estas materias, debe asumir su propia seguridad y defensa desde una perspectiva colectiva e integrada para promover la paz internacional y la seguridad global fomentando un multilateralismo eficaz para conseguirlo.

En España el PP no ha realizado una política de Defensa ni modernizado las estructuras militares. Solo ha gestionado burocráticamente las Fuerzas Armadas. Su gran prioridad ha sido pagar, fuera de los presupuestos y sin una negociación real, los multimillonarios Programas Especiales de Armamento. Su Ministro de Defensa ha rehuido el Parlamento, negándose a responder a las demandas de los grupos políticos.

 

  1. NUESTROS OBJETIVOS

Hacia un mundo más seguro

Un mundo más justo y más libre es un mundo más seguro y mejor. Para reforzar la seguridad internacional es necesario luchar contra la desigualdad y la pobreza, y promocionar la democracia y el estado de derecho. Favoreceremos el concepto de la Seguridad Humana, que incluye la seguridad económica, alimentaria, sanitaria, medioambiental, energética, personal, comunitaria y política para fortalecer la paz y la seguridad internacionales en conformidad con lo dispuesto  en la Carta de las Naciones Unidas.

La cooperación internacional, la ayuda al desarrollo y la estabilidad, la diplomacia preventiva y las soluciones negociadas, así como la defensa cuando sea imprescindible, son los pilares esenciales para la seguridad de España, de la Unión Europea y de su ciudadanía.

 

Una Defensa común para Europa

La Unión Europea debe dar pasos efectivos para ser, también, una Alianza defensiva, para poder dar una respuesta inmediata en caso de amenazas o agresiones a la integridad territorial de los Estados Miembros. El objetivo es, a medio plazo, caminar hacia unas Fuerzas Armadas Europeas, capaces de garantizar, por sí mismas, la seguridad colectiva de la Unión Europea y de sus Estados Miembros. Una defensa común eficaz refuerza el pilar europeo de la OTAN al tiempo que mejora la capacidad de la Unión Europea de actuar de forma autónoma.

 

España: su Seguridad y Defensa

Las Fuerzas Armadas están al servicio de la sociedad y desempeñan una extraordinaria misión en la defensa de la paz y la seguridad en el mundo.

Los y las socialistas queremos unas Fuerzas Armadas con los recursos humanos y materiales suficientes para desarrollar sus operaciones y cooperar con nuestros socios y aliados. Serán proporcionados a las necesidades operativas y a las posibilidades económicas de nuestro país.

Unas Fuerzas Armadas transparentes  en su gestión y actuación que se sientan cercanas a la sociedad española a la cual sirven y sean respetuosas y valedoras de los principios democráticos de dicha sociedad.

Unas Fuerzas Armadas profesionales altamente formadas y cualificadas, cuyos componentes, sin excepción, puedan desarrollar sus carreras profesionales desde su entrada hasta su pase a retiro, basándose en los principios de igualdad de oportunidades, mérito, capacidad y experiencia.

 

  1. PROPUESTAS

Hacia un mundo más seguro

  • Promover la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para hacerlo más eficaz y operativo, esencial para velar por la paz mundial.
  • Apoyar las labores por el desarme y la seguridad internacional de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en especial de su Primera Comisión.
  • Apoyar el desarme nuclear y convencional y sus medidas de confianza.
  • Apoyar de manera expresa y activa el acuerdo alcanzado con Irán sobre su Programa nuclear.
  • Respaldar los acuerdos para detener la proliferación de otras armas de destrucción masiva, como las químicas y biológicas y de vectores de lanzamiento.
  • Impulsar el desarrollo y progresiva aplicación del concepto de seguridad humana.
  • Luchar contra las desigualdades, la pobreza, la opresión y la violación de los derechos humanos.
  • Emprender un diálogo fructífero con Rusia y mejorar la cooperación con acuerdos que puedan contemplar la seguridad mutua respetando la integridad territorial de los Estados y la no injerencia en los asuntos internos de terceros países. Apoyar en Ucrania el respeto a los acuerdos de alto el fuego para dar paso a soluciones políticas acordes con la voluntad de los ucranianos y sin injerencias.
  • Fomentar el diálogo intercultural e interreligioso entre Instituciones como la Alianza de Civilizaciones.
  • Respaldar la participación de España en misiones internacionales de paz avaladas por las Naciones Unidas u otras Organizaciones internacionales de las que formemos parte.
  • Favorecer la creación de un organismo coordinador de inteligencia en la Unión Europea.
  • Apoyar la coalición global contra DAESH en la que España participa política y militarmente. Suprimir todas las fuentes de financiación del terrorismo.
  • Apoyar los esfuerzos internacionales para una solución política en Siria, el acceso de la ayuda humanitaria, y la supervisión de la inutilización de instalaciones de producción de armas químicas. Apoyar un proyecto de convivencia común en Irak y su unidad nacional.
  • Priorizar la ciberdefensa, como una necesidad de primer orden para mantener el funcionamiento del Estado y la capacidad productiva.
  • Adoptar, junto con nuestros socios europeos, las medidas necesarias para garantizar la seguridad energética.

 

Una Defensa Común para Europa

  • Promover el desarrollo de la Política Común de Seguridad y Defensa con la finalidad de construir a medio plazo unas Fuerzas Armadas Europeas que, además de garantizar la defensa de los Estados de la Unión, contribuyan en la aportación de Europa a la paz, estabilidad y defensa de los derechos humanos en el mundo, en el marco de las Naciones Unidas y de la legalidad internacional.
  • Activar la Cooperación Estructurada Permanente como prevé el Tratado de la Unión Europea.
  • Apoyar que la UE se constituya en proveedor principal de seguridad en su vecindad.
  • Promover la presencia de la UE como tal en la estructura de mando de la Alianza Atlántica.
  • Actualizar la Estrategia Europea de Seguridad.
  • Constituir un Cuartel General de Operaciones europeo con capacidad de planear y dirigir operaciones civiles y militares.
  • Impulsar la puesta en común y uso compartido de capacidades militares para ahorrar recursos y evitar duplicidades.
  • Promover la creación y puesta en marcha de un “Centro de Excelencia de Seguridad” de la Unión Europea en el que puedan formarse funcionarios civiles y militares de países de la Unión Europea.
  • Fortalecer la Agencia Europea de Defensa y ampliar sus medios y objetivos.
  • Revisar los repartos de costes que recargan a los países más dispuestos a participar en operaciones militares.

 

España: su Seguridad y Defensa

  • Realizar un plan de reestructuración orgánica y de infraestructuras de la Defensa para fijar las capacidades militares que requiere la Defensa Nacional hasta 2025 y las necesidades consiguientes de cuadros de mando, tropa y marinería, personal civil y reservistas.
  • Realizar la promoción interna de los y las militares de carrera, cualquiera que sea su procedencia o empleo, mediante procedimientos de evaluación públicos y transparentes.
  • Dotar a los y las militares profesionales de tropa y marinería de una carrera profesional completa.
  • Modificar el Régimen Disciplinario, de forma que sin la debida tutela judicial efectiva no se pueda privar de libertad por faltas administrativas.
  • Aprobar una Ley de Programación Presupuestaria Plurianual de la Defensa Nacional hasta 2020 que asegure su estabilidad financiera dentro de nuestras disponibilidades económicas, y permita recuperar las capacidades militares necesarias en adiestramiento y operatividad para el cumplimiento de las misiones que tienen encomendadas las Fuerzas Armadas, incrementando el nivel de alistamiento del conjunto de las Fuerzas Armadas.
  •  Dicha programación presupuestaria contemplará las partidas necesarias para garantizar el adecuado mantenimiento del material utilizado por las Fuerzas Armadas, fijando como prioridad en todo momento la seguridad de sus miembros. A tal fin:

    • Se revisarán y, si fuera necesario se actualizarán, los programas de mantenimiento.
    • Se establecerá un programa de renovación del material que vaya a quedar obsoleto.
    • Al adquirir nuevo material se tendrá en cuenta el coste de su mantenimiento, cuando éste sea preciso, al objeto de incorporarlo en las previsiones presupuestarias una vez sea adquirido.

  • Establecer un sistema integral para la reinserción laboral del personal de tropa y marinería que termine su compromiso con las Fuerzas Armadas.
  • Potenciar el desarrollo de la industria de defensa y seguridad española con especial atención a las capacidades productivas esenciales, a sus componentes de investigación, desarrollo e innovación, su competitividad, su financiación y su coordinación con la industria militar europea.
  • Fomentar acuerdos con el mundo de la educación, la cultura, la ciencia y, en definitiva, todo el ámbito social para aumentar la difusión de la Cultura de Defensa.
  • Potenciar el papel de la mujer en las Fuerzas Armadas. Asegurar su promoción en las escalas de mando en condiciones de igualdad. Erradicar toda manifestación de acoso sexual y laboral en el seno de las Fuerzas Armadas y sancionar con ejemplaridad los supuestos en que se produzcan.
  • Fomentar las acciones encaminadas a facilitar la conciliación de la vida familiar, adecuación de las jornadas laborales, así como la implementación real en la administración militar de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.
  • Profundizar el proceso de homologación de la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales, incrementando las garantías de la independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares y el sometimiento al régimen sancionador establecido en la LOPJ.
  • Reformar la jurisdicción militar con arreglo a los siguientes principios:

    • Homologar la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales.
    • Profundizar la plena garantía de independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares.
    • Atribuir al Consejo General del Poder Judicial el nombramiento de todos los órganos judiciales militares, unipersonales y colegiados.
    • Garantizar la inamovilidad de quienes desempeñen funciones judiciales en los órganos de la jurisdicción militar.
    • Someter en exclusiva a las personas que forman parte de la Jurisdicción militar al régimen sancionador previsto para Jueces y Magistrados en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de comercio de armas y material de doble uso.