El deporte

  1. DÓNDE ESTAMOS

El deporte se define como toda forma de actividad física que mediante una participación organizada o no, tiene como objetivo la expresión o la mejora de la condición física y psíquica, el desarrollo de las relaciones sociales o la obtención de resultados en competición de todos los niveles.

Si las cifras globales en torno al deporte muestran una realidad homologable con nuestro entorno europeo, la gestión administrativa y política del deporte desde la responsabilidad del Gobierno no lo es. El deporte en España pasa por graves problemas económicos y organizativos, multiplicándose los conflictos en todos los sectores, provocados en gran medida por la falta de liderazgo y de objetivos bien determinados del Gobierno del PP. Los graves desencuentros en torno a la Licencia Única Deportiva, las inspecciones de trabajo al deporte base, el ninguneo al COE, o a las Federaciones deportivas no afines, la desaparición de las ayudas al deporte vía Presupuestos Generales del Estado, o la polarización en torno a los deseos y prerrogativas de la Liga de Fútbol Profesional, han marcado un recorrido del Consejo Superior de Deportes y de las políticas deportivas del Gobierno especialmente caótico y rechazable.

El Gobierno ha ido, por otra parte, devaluando los presupuestos dedicados al Deporte, sin inversiones, sin ayudas significativas al deporte base, al escolar o al universitario, acudiendo a la concesión de beneficios fiscales, que no cubren apenas gastos en la mayoría, a la celebración en España de competiciones internacionales y hundiendo el apoyo al deporte de élite.

 

 

  1. NUESTROS OBJETIVOS

El deporte se considera un elemento cada vez más importante de la educación, debido a que aporta valores y enseñanzas de gran importancia como el trabajo en equipo, la perseverancia o la inclusión social.

Por lo que debe inculcarse a edades muy tempranas de manera que llegue a convertirse en un hábito durante los 10 primeros años de vida.

Al mismo tiempo constituye un elemento de mejora de la calidad de vida de quienes lo practican, previniendo muchos problemas de salud. Es una alternativa saludable y segura de ocio para los jóvenes puesto que es un idioma universal que está configurado como uno de los fenómenos sociales más importantes, influyentes y significativos de la sociedad actual.

Además el deporte es un fenómeno de promoción de nuestra imagen como país hacia el exterior, sin olvidar su importante peso en nuestra economía, como constata el hecho de que supone el 3% del Producto Interior Bruto y se ha convertido en un elemento de modernización industrial y tecnológica.

El deporte es un fenómeno que ha ido adquiriendo una gran relevancia en la sociedad española, principalmente durante los últimos años en los que hemos asistido a los mayores éxitos individuales y colectivos de nuestros deportistas en una gran variedad de disciplinas. Ello ha contribuido decisivamente a generar una cultura deportiva mayor en nuestra sociedad.

Por todo ello la política deportiva del Gobierno se debe abordar desde una perspectiva integral y plantear una estrategia de objetivos que aspiramos alcanzar como país de cara al año 2025.

El primer compromiso de Gobierno debe consistir en elaborar un Plan Estratégico para el futuro del deporte español. Con la participación de las Comunidades Autónomas y los agentes del sector, en el que se delimiten los objetivos estratégicos del deporte, tanto en el gobierno central, como en las Comunidades autónomas, en aquellas materias que afecten transversalmente, al deporte, y sobre todo, sus implicaciones para los agentes y sectores implicados, dotando a los mismos de mayores competencias, como consecuencia de la transformación, que ha sufrido el deporte en las últimas décadas.  Esto exige como punto de partida dotar a las políticas públicas deportivas de un doble consenso, político y sectorial, definiendo así el sistema deportivo hacia el que queremos evolucionar.

En nuestro país, el sistema competencial convierte al deporte en una materia concurrente del conjunto de administraciones públicas y niveles de gobierno.

Pero también es imprescindible la búsqueda de consenso en el sector, puesto que en torno al deporte se articula una de las mayores manifestaciones del movimiento asociativo en España, combinado con colectivos empresariales que tienen en el deporte su principal actividad.

Este doble consenso exige liderazgo y para ello reforzaremos el papel del Consejo Superior de Deportes.

La Estrategia 2025 se basa en 4 objetivos:

 

Fortalecimiento de la actividad física en la sociedad e igualdad en el deporte

Nuestro proyecto debe pasar por seguir trabajando para obtener un acceso real a la actividad física con las máximas garantías de calidad y seguridad. El deporte debe incorporarse a los hábitos cotidianos de las personas; con nuestros chicos y chicas escolares haciendo ejercicio físico diariamente de modo frecuente y continuado. Ello será clave para combatir uno de los principales retos de salud como es la obesidad infantil. La actividad física y el deporte deben incorporarse plenamente en la prevención primaria y secundaria del sistema público de salud.

Se debe buscar además una igualdad efectiva y real en la práctica deportiva de las mujeres, así como en las funciones profesionales y directivas de las organizaciones deportivas. Estamos decididos a romper la asimetría de género en el deporte, ya que como constata la última encuesta de hábitos deportivos, hay una diferencia de 18 puntos entre la práctica deportiva entre hombres y mujeres.

Promover e impulsar el acceso de la mujer a los puestos de responsabilidad y decisión en el deporte, en especial en los órganos directivos de las federaciones deportivas, de forma proporcional al número de licencias femeninas en cada una de ellas.

Se hace necesario incentivar las competiciones universitarias y de educación primaria y secundaria,  integrando la actividad deportiva en el día a día de colegios, institutos e universidades, facilitando así la continuidad de la actividad física, como complemento de la formación educativa, así como fomentar las actividades deportivas mixtas.

El Ministerio de Sanidad ha prestado escasa atención a la práctica deportiva dentro de la Estrategia NAOS, ya que sólo ha atendido a las dietas saludables, obviando los 30 minutos de actividad física, que todos los documentos señalan dentro de la misma. En este sentido, creemos, que se debe impulsar el área de la actividad física, que ha sido la gran olvidada de la Estrategia NAOS.

 

Juego Limpio Deportivo

La UNESCO vincula el concepto de “juego limpio” a la honestidad, la dignidad, el respeto, el trabajo de equipo y el compromiso como valores esenciales para una adecuada práctica deportiva.

 

Impulso del deporte como factor de crecimiento económico y generación de empleo

La práctica del deporte contribuye a la creación de empleo y al desarrollo económico sostenible, tanto de la industria como de los servicios.

El deporte de alta competición constituye, por su impacto social, una pujante actividad económica y aporta valor añadido a otros sectores por su potencial multiplicador como soporte publicitario.

 

Consolidación de los éxitos deportivos de España

El éxito que ha conocido el deporte español en los últimos años se ha basado, en buena medida, en la conceptualización de la política deportiva como una política de Estado y de consenso político y sectorial. Es importante establecer las líneas de comunicación con las entidades que desarrollan el deporte base, y conocer sus necesidades. Sin deporte base no hay éxitos deportivos futuros.

Es imprescindible, por tanto, que se retome el consenso político e institucional en el  que los responsables políticos de los gobiernos autonómicos y los agentes sectoriales en su ámbito,  participen en la toma de decisiones de los principales asuntos que afectan a esta materia.

 

  1. PROPUESTAS

  • Elaborar una ESTRATEGIA 2025 para el Deporte con cuatro ejes: Fortalecimiento de la actividad física en la sociedad e igualdad en el deporte; Juego Limpio Deportivo y fomento de los valores en el deporte; Impulso del deporte como factor de crecimiento económico y generación de empleo; Consolidación de los éxitos deportivos de España.

 

Fortalecimiento de la actividad física en la sociedad e igualdad en el deporte

  • Impulsar la regulación del ejercicio profesional del deporte, con el objetivo de proteger la salud y la seguridad de los consumidores y usuarios de los servicios deportivos, así como garantizar la calidad en la prestación de los mismos.
  • Acordar con todos los sectores afectados una reformulación de la distribución de la recaudación del impuesto sobre actividades del juego en todas sus modalidades, más equilibrada, apoyando al deporte base y al femenino.
  • Devolver a las políticas públicas deportivas un consenso social e institucional y sectorial.
  • Elaborar una nueva Ley del Deporte y del Deporte Profesional, con el máximo consenso de la ciudadanía, los deportistas, incluidos los que sufren algún tipo de discapacidad, y sus organizaciones, para alcanzar la transparencia necesaria y las fórmulas democráticas adecuadas para las organizaciones deportivas e incorporando una regulación profesional de la actividad física en todos sus niveles.

    • Incluir en la legislación un Estatuto del Deportista que desarrolle sus derechos y deberes, donde se dé respuesta a la definición del deportista profesional autónomo y asalariado, a los derechos de imagen, a las licencias profesionales, a las bajas por embarazo, a los derechos y obligaciones cuando participa en la selección nacional, a las cotizaciones a la Seguridad Social de los deportistas de élites, a las profesiones deportivas.
    • Introducir elementos de sostenibilidad económica de las entidades deportivas, la negociación colectiva y la representación laboral de los deportistas profesionales, abordar aspectos como el tope salarial o los derechos audiovisuales, así como establecer mecanismos de resolución de conflictos y de control económico-financiero.

  • Revisar y proponer las alternativas necesarias para regular convenientemente y de acuerdo con la legalidad vigente en el ámbito laboral y las peculiaridades de cada modalidad deportiva, las actividades remuneradas que se realizan en el seno de los clubes y entidades deportivas; así como las medidas oportunas para asegurar el mantenimiento de la consolidada red de voluntariado en el deporte, que realizan una labor altruista y cuya compensación económica por los gastos que ocasiona la actividad desarrollada, en modo alguno pueden considerarse como salario.
  • Reforzar el papel del Consejo Superior de Deportes, mediante su transformación en un auténtico órgano rector del Deporte.
  • Impulsar desde el Consejo Superior de Deportes la creación del Consejo de Autoridades Locales del Deporte, estableciendo mecanismos de cooperación directa en materia deportiva, entre el gobierno central y las entidades locales.
  • Consolidar un modelo de cooperación entre la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, respetuoso con las competencias autonómicas y que impida hechos como la implantación unilateral de la Licencia Única Deportiva, el acoso con ánimo de derribo del deporte base, el voluntariado deportivo, entre otros, eliminando o minimizando los conflictos competenciales o solapamientos de funciones entre las federaciones autonómicas y las estatales, prevaleciendo siempre los intereses generales y deportivos.
  • Retomar el impulso al Plan Integral de Actividad Física de manera coordinada con las CCAA, gobiernos locales, organizaciones deportivas, sindicales y empresariales.
  • Impulsar el deporte escolar, extendiendo las actividades deportivas a los centros educativos. Para ello elaboraremos, en colaboración con las CCAA y los gobiernos locales, planes de formación de entidades deportivas en los centros educativos y la creación de competiciones escolares.
  • Fomentar becas a aquellos talentos del deporte para que puedan cursar estudios y seguir con su progresión deportiva.
  • Fomentar las infraestructuras deportivas de uso público y gratuito e impulsar programas y planes de adecuación de las infraestructuras que permitan avanzar en obtener un acceso real a la actividad física con las máximas garantías de calidad y seguridad.
  • Aprobar un plan de igualdad y participación entre mujeres y hombres, en el ámbito deportivo.
  • Garantizar el equilibrio en las ayudas, becas y convenios económicos públicos para el fomento de la actividad en los distintos deportes, eliminando cualquier discriminación y atendiendo exclusivamente a criterios de méritos deportivos y actividad desarrollada.
  • Asesorar al alumnado de primaria, secundaria y bachillerato en la asignatura de educación física, a través de un plan deportivo para el alumnado que no realiza ningún deporte base con oferta de actividades de multideporte.
  • Fomentar y difundir el deporte adaptado en todas las categorías.
  • Incentivar desde las administraciones públicas la creación de competiciones de ámbito territorial (municipal, comarcal, provincial...)

 

Juego Limpio Deportivo

  • Perfeccionar los procedimientos para eliminar de raíz  el dopaje y la violencia en el deporte.
  • Reforzar los medios y el papel de la Agencia Estatal Antidopaje mejorando la capacidad de prevención y control a través de la elaboración de un protocolo de colaboración de la agencia con Jueces, Fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que sirva para formar a operadores jurídicos e institucionales en la lucha contra una de las principales lacras de nuestro deporte, previniendo el dopaje no solo en el deporte de alto nivel, sino también en la actividad física cotidiana, así como en las competiciones no profesionales.
  • Elaborar un Plan Nacional de Prevención de la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte: que dé cumplimiento efectivo a las disposiciones de la Ley Orgánica que regula esta materia desde 2007 e incida sobre las medidas preventivas desarrollando cursos y seminarios para los más jóvenes en colaboración con clubes y federaciones.

 

Consolidación de los éxitos deportivos de España

  • Transformar la Conferencia Interterritorial del Deporte en una auténtica Conferencia Sectorial en la que los responsables políticos de los gobiernos autonómicos participen en la toma de decisiones de los principales asuntos que afectan a esta materia.
  • Apoyar e impulsar a las Federaciones Deportivas mediante un Real Decreto de Modernización y Gobernanza de las Federaciones Deportivas, que defina instrumentos de mejora de la gestión de las mismas, de aumento de la transparencia en sus relaciones externas y de formación, así como de fomento de la igualdad de género en sus órganos directivos.
  • Modernizar el Programa ADO a partir del diálogo institucional y sectorial, para asegurar la adecuada formación de nuestros deportistas durante el ciclo olímpico.
  • Mejorar el reconocimiento social al deportista.
  • Promover la elaboración de un Plan de Adaptación de los Deportistas Profesionales y de Alto Nivel, que mejore la regulación en los siguientes aspectos:

    • Realizar Convenios con instituciones educativas para adaptar la formación académica de los deportistas de alto nivel (DAN).
    • Reconocer el Estatuto de DAN para obtener una puntuación en el acceso a diversos cuerpos funcionariales en los que se requieren pruebas físicas.
    • Posibilitar la equiparación al Estatuto DAN con un título de formación profesional, reconociendo la experiencia laboral de los deportistas.
    • Crear la Oficina de Tutorización Laboral y Académica de los DAN que los apoye en su formación académica y laboral.