Modificaremos el procedimiento de designación de los miembros de los organismos reguladores y supervisores

Para garantizar la independencia, competencia e idoneidad de los candidatos, que serán evaluados por un Comité Asesor y ratificación posterior por el Parlamento. Además, se harán públicos los informes de evaluación, con sesiones de audiencia en las correspondientes comisiones del Congreso y Senado.

Dotaremos a la CNMC de mayor independencia funcional y recursos

Evaluaremos el funcionamiento de la CNMC desde su creación en 2013, y en su caso evaluaremos su transición hacia un modelo de regulador convergente, similar al existente en Alemania, con un Organismo Regulador para sectores económicos en red (energía, telecomunicaciones, sector audiovisual, transporte, sector postal) y un Organismo de Competencia, diferenciando así la intervención  ex-ante y ex-post como sucede en la mayoría de los países de nuestro entorno.

Eliminaremos licencias innecesarias

O sustituyendo el sistema de licencias por un sistema de acreditaciones –abierto y sin cupo, y extendiendo el silencio administrativo positivo y la Declaración Responsable del empresario para empezar a operar, siempre que ello no menoscabe la tutela del interés general y de los derechos e intereses legítimos de terceros.

Impulsaremos la armonización de licencias y permisos dentro del país

A través del reconocimiento mutuo entre Comunidades Autónomas, haciendo así efectiva la unidad de mercado sin perjuicio de sus competencias.

Regularemos la economía colaborativa

Impulsaremos un gran debate con expertos, empresas e instituciones que representan la economía colaborativa, para establecer un marco jurídico claro, que garantice que se cumplan las normas fiscales, de seguridad, responsabilidad, protección del consumidor y demás elementos de los que nos hemos dotado en los diferentes actividades económicas, pero que al mismo tiempo no impida su desarrollo con barreras innecesarias.