Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

sábado

19 / 04 / 2014

Buscador
Secciones
Servicios

SI YA ESTÁS SUSCRITO

PUEDES GESTIONAR
TUS BOLETINES AQUÍ

unete a nosotros

Sincroniza tu Agenda

López Aguilar junto a Zapatero y los candidatos al 7-J
López Aguilar junto a Zapatero y los candidatos al 7-J
Madrid, 26 de abril de 2009

Intervención de López Aguilar en el acto de presentación de candidaturas y manifiesto para el 7-J

Palabras del cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas
26 Abril 09
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

“Dos visiones del mundo frente a frente. Dos visiones confrontadas y muy distintas entre sí, como en los EEUU hace seis meses. Eso es lo que está en juego el 7 Junio. En los EEUU hace seis meses los ciudadanos decidieron apostar democráticamente y decidieron democráticamente apostar por la esperanza y por los valores progresistas para ganar el futuro y un mundo mejor. Ahora nos toca a nosotros.

Y se lo anuncio y se lo aseguro. Este partido lo tenemos que ganar, este partido lo debemos ganar y lo vamos a ganar apostando por los valores progresistas para construir entre todos un mundo mejor.

Gracias amigas y amigos, gracias por estar aquí, gracias por su confianza, por confiar en mí, en el Partido Socialista y en los hombres y mujeres que integramos esta lista al Parlamento Europeo. Nos vamos a dejar la piel para que ganen los valores progresistas en el PE el próximo 7 de junio. Y sabemos por qué, porque el PE que viene va a ser el más decisivo e importante de toda su historia. Nunca antes va a haber un Parlamento que haya contado tanto, nunca antes, un Parlamento que sea tan importante para ti y para los estudiantes, para los trabajadores, para los autónomos, para los emprendedores, para los empresarios, para los ciudadanos y ciudadanas, para los españoles y para las españolas, para los hombres y mujeres de este país.

Nunca antes un parlamento tan decisivo y las razones son simples. La primera es porque vivimos en un mundo global y no tiene marcha atrás. Y en un mundo global, las elecciones europeas son elecciones locales. Y nos importa elegir nuestro alcalde o nuestra alcaldesa cuando vienen las elecciones locales y nos importa elegir nuestro presidente o presidenta de CCAA cuando vienen las autonómicas y elegir al Gobierno de la Nación cuando llegan las Generales. Y nos importa, vaya si nos importa, elegir al Parlamento Europeo de la Europa que viene.

Pero la segunda razón es que estamos en crisis y la crisis es global, la crisis es real, y sobre todo la crisis muestra esa dimensión planetaria de lo humano golpeando a personas de carne y hueso que nos importan muchísimo. Nos importan muchísimo, cada uno y cada una de esos hombres y mujeres que se han visto golpeados por la crisis en este último año y de forma tan abrupta, tan virulenta. Nos importa muchísimo cada hombre y cada mujer que en España temen por su empleo o han perdido su empleo. A los socialistas no necesitan explicarnos su angustia y su temor, porque la compartimos. Es la nuestra, nos hacemos cargo. No hemos oído hablar del paro en una estadística ni en una revista especializada, sabemos lo que es pasar por eso. ¿Quién de nosotros no tiene en casa una persona querida, quién de nosotros no tiene un familiar, alguien próximo, que esté pasando por eso? ¿Quién de nosotros por tanto no conoce el rostro humano del paro con el que nos golpea la crisis en este momento tan tremendo. Sabemos por tanto cómo lo están pasando y nos hacemos cargo y vamos a responder. Y en la respuesta está la diferencia. Porque no hay ningún gobierno, ni ningún país que sea inmune a la crisis, ninguno. Pero en cómo se responde a la crisis está la diferencia.

La derecha sigue su instinto, que es proteger a quienes la han generado, a quienes nunca pasan frío. Pero el instinto de la izquierda, y para eso estamos aquí, es proteger a quienes no la han provocado y a quienes más la están sufriendo, sin abandonar a nadie a su suerte, sin dejar a nadie en la cuneta. Y por tanto responder protegiendo a los que peor la están pasando. Y eso es lo que está en juego.

La UE somos nosotros, nosotros. Europa somos nosotros, va con nosotros y nos importa. Y en esta campaña nos vamos a explicar. Porque hace falta. Algunos dicen que Europa está mal comprendida, que se la comprende mal. Yo no lo creo, yo creo que está mal explicada y es nuestra responsabilidad explicarla. Y emplearnos a fondo para contar en esta campaña lo que está en juego el próximo 7 de junio. Es decir, con toda claridad, lo que está pasando en Europa tiene mucho que ver con que en Europa ha habido durante los últimos años un escoramiento a la derecha, una mayoría de Gobiernos conservadores, una mayoría de comisarios conservadores y eso es lo que explica que se haya puesto en circulación una directiva del trabajo como la de 65 horas que significa la trituración del derecho del trabajo de los últimos 100 años. Y vamos a explicar que ha hecho falta un grupo parlamentario socialista fuerte en el Parlamento Europeo y el liderazgo de un socialista español, Alejandro Cercas, para frenar esa directiva y devolverla a la casilla de salida. Por eso importa explicar qué está en juego.

Se trata de explicar no solamente la crisis, sino cómo salir de la crisis. Y todo lo que ayude explicar y clarificar lo que está en juego es bienvenido. Por eso yo quiero darle las gracias, hoy aquí, al presidente de honor del Partido Popular. A ese que fue Presidente del Gobierno al que los ciudadanos pusieron en la oposición en 2004 y de nuevo en 2008. Le quiero dar las gracias porque ha contribuido en los últimos días a explicarse con mucha naturalidad y a aclarar muchas cosas. Y ha explicado mucho mejor de que lo nunca se haya atrevido a hacer su sucesor, el actual presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, cuál es el programa máximo del Partido Popular, cuál es su alternativa frente a la crisis. Lo ha dicho con toda claridad. Qué es lo que la derecha española y europea harían si pudieran. Lo ha dicho con toda claridad. Y el decálogo es muy simple: reducir el gasto público, recortar la inversión, reducir los presupuestos, recortar los impuestos a las capas más altas y a los más ricos, recortar las prestaciones por desempleo, congelar las pensiones, congelar el salario mínimo, congelar las políticas sociales, renunciar a regular los mercados depredatorios, renunciar a erradicar los paraísos fiscales.

Y lo ha dicho con toda claridad y se lo agradecemos porque eso nos ayuda a aclarar a los trabajadores, a los ciudadanos de este país, para decirles que acaso no es fácil imaginar a aquellos que están sufriendo la crisis como golpea, acaso no es fácil imaginar cuanto peor estarían si estuviese gobernando el Partido Popular. Si pudiese aplicar esas recetas, lo que les pide el cuerpo, su programa. No es fácil imaginar cuánto peor estarían los que peor lo están pasando si gobernase el Partido Popular o si el Partido Popular pudiese llevar ese programa en España o en Europa.

Los trabajadores tienen en estos momentos un serio problema. Sí, hacer frente a una crisis que ellos no han causado. Pero tienen afortunadamente al Gobierno de España a su lado. Con el Partido Popular tendrían un doble problema, sufrir una crisis que ellos no han causado y además defenderse con uñas y dientes del Partido Popular y de los que piensan como el Partido Popular. Eso es lo que está en juego.

Y le voy a dar las gracias también al Presidente del Partido Popular por esa foto que nos ha regalado también en los últimos días. No estoy hablado de esa foto que está en la prensa de hoy, sino una foto que hemos visto en las últimas horas. Es una foto en la que el presidente de honor y antiguo Presidente del Gobierno del Partido Popular congrega a quienes fueron sus ministros y ministras. Y pretende ser un irónico regreso al futuro, pero es un regreso al pasado y es un pasado que da miedo. Es el pasado del gobierno que nos descentró de la UE, que nos alejó del centro, del motor y de la locomotora de la construcción europea. Es el pasado del gobierno que no vio en Europa una solución sino un problema y que pretendió presentar a Europa como una amenaza o como un enemigo, no como cobertura y protección sino como una amenaza exterior. Es la foto del gobierno que debilitó la UE y torpedeó y obstaculizó la Constitución Europea. Y sobre todo es la foto del gobierno que firmó un pacto de sangre con el mundo de Bush y nos llevó a una guerra ilegal. Y es la foto del gobierno que hizo cuanto pudo por dividir a Europa entre una supuesta Europa nueva y una supuesta Europa vieja. Pero que nos enseñó la Europa que no queremos, la Europa que no nos gusta.

Por tanto, le damos las gracias por haber aclarado tanto con tan poquito esfuerzo. Porque nos ha enseñado con toda claridad que sí, que hay dos caminos. Y una diferencia muy clara entre su respuesta y nuestra respuesta, entre su proyecto y nuestro proyecto. El camino de la derecha, que es el camino de los conservadores, de los populistas, de los autoritarios. El camino de la inclinación a la demagogia, del miedo al otro, y del rechazo al futuro. Y en ese camino de la derecha el Partido Popular está en la franja de la matrícula de honor porque es la derecha más recalcitrante, más retardataria y más beligerante frente al progreso de toda Europa. No ha habido un solo avance social en la España de los últimos 25 años que no haya contado con la oposición beligerante del Partido Popular, no ha habido un solo avance ni en la educación, ni en la sanidad, ni en la pensiones, ni en las prestaciones sociales, ni la ley de dependencia que no haya contado con el voto en contra del PP, la más retardataria de Europa.

Y hay un camino que mira a la izquierda, es el camino que apuesta por la esperanza. Lo hemos visto, no por el miedo, por la esperanza. Por la protección de los más débiles y de los que lo pasan peor. Es una disyuntiva por tanto lo que están en juego, o exclusión o inclusión, o marginación o integración, o indeferencia frente al machismo o una lucha sin cuartel contra la violencia de género, o privilegios para todos o derechos para todos, o un mercado que subyuga a la sociedad o un mercado al servicio de la sociedad, o negación del cambio climático o tener el coraje de hacerle frente y prevenirle, o contaminación o energías limpias y renovables, o indiferencia frente a las injusticias planetarias o una lucha sin cuartel contra el hambre y contra la pobreza, o la exaltación de la codicia y de la irresponsabilidad o la ética de la responsabilidad. En definitiva, la Europa de los mercaderes y de los especuladores o la Europa social democrática, de la ciudadanía, nuestra Europa.

Eso es lo que está en juego el próximo 7 de junio. Está en juego por tanto una disyuntiva simple. O el mundo que acaba o el mundo que nace. Y cómo salir de la crisis, aplicando las recetas del Partido Popular, la exaltación de la codicia, de la irresponsabilidad, para que sufran más los que ya están sufriendo. O con las recetas de la izquierda, por tanto garantizando igualdad, una apuesta por la radicalmente igual dignidad de todas las personas, un futuro mejor de la mano de una mayoría progresista en el PE. Cómo salimos de la crisis está en juego. Porque saldremos, no les quepa la menor duda. Vaya si saldremos de esta. Saldremos de esta. Pero no de cualquier modo ni a cualquier coste, ni pasando por encima de quien sea. Saldremos pero amparando y protegiendo a los que lo pasan peor y saldremos mejores porque sí podemos ser mejores, y debemos, sí podemos mejorar nuestro modelo de crecimiento. Y es esa apuesta por crecer, pero mejorar nuestro modelo de crecimiento lo que decidimos el 7 de junio.

Una mayoría progresista está al alcance de la mano y yo quiero afirmar con todos ustedes el compromiso de los hombres y mujeres que integramos la lista del partido socialista. Es un compromiso firme de lealtad a nuestros principios y a nuestros valores. Quiero subrayar de formar muy especial tres compromisos.

El primero, con nuestros valores de siempre, los de este partido socialista que cumple 130 años: es el compromiso con la igualdad, con la igualdad radical entre hombres y mujeres, con la lucha contra las desigualdades, no solamente porque la igualdad nos hace mejores como nos dijo Azaña. La libertad no garantiza la felicidad, ni el buen gobierno, simplemente nos hace hombres, seres humanos. La igualdad nos hace mejores, pero es que además es más eficaz económicamente y por tanto no podemos consentir que pretendan sacarnos de esta crisis las mismas recetas que nos han conducido hasta el abismo. Esas recetas fallidas y esa hipocresía de la exaltación de la desigualdad, la desregulación de los mercados y el desprecio por el débil. No lo vamos a consentir.

El segundo compromiso es mi convicción, nuestra convicción, de que en esta crisis hay un mandato de concertación y de acuerdo para una nueva estrategia, para salir de la crisis. Una nueva estrategia por la economía y por el empleo, a partir de un gran pacto social, para un modelo de crecimiento más innovador, más inteligente, más verde, más igualitario y más solidario, respetuoso con la igualdad de hombres y mujeres, con la cohesión y la solidaridad en el interior de la Unión Europea, en el interior de Europa. Pero también con un mensaje hacia fuera, de compromiso con la suerte de los demás, de la lucha contra el hambre y la pobreza y con los Objetivos del Milenio.

Y el tercer compromiso es un compromiso que quiero subrayar de forma muy especial con los más jóvenes, con los jóvenes. Porque algunos, José Luis, éramos jóvenes cuando abrazamos el ideal de la convivencia constitucional. Algunos éramos y somos jóvenes, José Luis, cuando accedimos a la construcción europea e hicimos lo correcto apostando por la conquista de nuevos derechos y de nuestro propio futuro. Pero la libertad y la igualdad nunca están aseguradas para siempre. Se puede avanzar o se puede retroceder. La libertad, la igualdad y nuestro europeismo son flores que se pueden marchitar si no los defendemos activamente con compromiso, democráticamente y votando. Y por eso queremos decirle de forma muy especial en esta campaña a la gente joven, que ellos deciden, tú decides y si tú no decides otros deciden por ti. Y si tú no decides la Europa que tú quieres, otros deciden por ti la Europa que tú no quieres.

Por tanto el mensaje es claro, cada generación tiene el derecho y el deber de avanzar su propio paso en la conquista del futuro y de ganar nuevos derechos apostando democráticamente. Eso es lo que está en juego el próximo 7 de junio.

El otro día Leire, en tu tierra, en una de tus patrias, en Alicante, un compañero, un ciudadano belga me comentaba en voz alta que le hubiera encantando votar por el partido socialista en las elecciones generales que decidieron el Gobierno de España hace un año. Y que le hubiera encantado poder votar por la esperanza y por los valores progresistas en las elecciones que decidieron la presidencia de los EEUU hace escasos meses, hace seis meses. Y yo le comentaba, sí, no pudiste, no pudiste votar por el Gobierno de España ni pudiste votar por Obama en las elecciones de los EEUU. Pero ahora sí puedes, por el Parlamento Europeo sí puedes, y cada uno de ustedes puede y cada uno de sus amigos, familiares, conciudadanos alrededor puede.

Y si podemos, debemos votar ese Parlamento Europeo el próximo 7 de junio y tenemos el deber ganar ese PE para una mayoría progresista para construir un futuro mejor y para construir un mundo mejor.

Amigas y amigos, este partido lo vamos a ganar. Europa nos mira. Esta es la izquierda que está en plena forma, en Europa. Tenemos un mensaje, tenemos un balance de resultados, un cumplimiento, una dación de cuentas, es el balance y el cumplimiento que lleva la firma del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.”

 


 

Artículos e intervenciones

  • png
  • png
  • jpg
  • png
  • png
barrafooter